viernes, enero 29, 2010

El desgaste inevitable

Los gobiernos no son eternos. De hecho, casi nada en este universo lo es, ni siquiera el mismo universo. El desgaste es inevitable. Y creo que en nuestro gobierno ya se notan los síntomas de años de promesas incumplidas, de desaciertos, de medidas y recules. También han sido años de algunos logros, no hay que ser mezquinos. Logros algunos muy importantes.

Con los años la gente va haciendo balances personales. Muy pocos ven la escena completa. La mayoría vemos el impacto de la política en nuestro entorno cercano. ¿Vivimos mejor? ¿más seguros que antes? ¿comemos mejor? ¿tenemos mejor acceso a la salud y la educación? y pare Ud. de contar. Muchas preguntas que todos nos vamos haciendo a medida que nuestro histriónico presidente habla y habla en sus incontables cadenas y alo presidentes.

¿Pero qué tanto es ese deterioro en el apoyo popular a nuestra peculiar revolución? ¿de verdad el hombre está que cae como dicen algunos analistas de botiquín?

Mi particular opinión es que si bien es cierto que el hombre ha acusado castigo con el tema de la inseguridad, la inflación, los bancos intervenidos, la devaluación y la crisis eléctrica, todavía su apoyo popular es gigantesco. Todavía muchos centran sus esperanzas en un país mejor en este militar que a veces parece que nos gobierna de manera improvisada por sus continuas rectificaciones y cambios en el bullpen.

Lo de RCTV es el más reciente capítulo de este proceso de deterioro. La gente de oposición cree que defender a RCTV y armar un escándalo es suficiente para voltear el apoyo de esa inmensa masa chavista. Y yo como siempre les digo que están inmensamente equivocados. La derrota del chavismo no está en las manos blancas, ni en las manifestaciones estudiantiles, ni en escándalos mediáticos. La derrota hay que fraguarla en el calor de las calles de todos los barrios de nuestro país. Construirla entendiendo al país marginado. Construirla en llevarles soluciones viables, creíbles, posibles, y sobre todo, entendibles por todos nosotros.

Y para eso hay que hacer política al viejo estilo. Hay que hacer algo parecido a lo que hizo el mismo Chávez, hay que recorrer al igual que él todos los rincones de nuestra geografía. Hablar con la gente, entenderla, sentirla.

¿Alguien está haciendo esto? Yo tengo mis dudas.

8 comentarios:

Naky Soto Parra dijo...

Mi estimado:
Me permito hacer distancia de una de tus afirmaciones: no creo que el apoyo popular sea inmenso, creo que esa inmensidad que representa "el país al margen" no tiene otra liana a la cual agarrarse en ese tránsito doloroso e incierto que representa nuestra pobreza.
Pero, llega un momento Rom, en el que la esperanza se diluye, no asociada necesariamente a la ausencia de "otro" a quien apoyar, es tan simple como que "este ya no es el que es", un desamor que por desconsuelo se va transformando a ratos en rabia y a otros tanto en el límite de tu respaldo, la ida al centro electoral, encasquetarte la franela y la gorra.
La violencia también consume. Consume porque nos es cotidiana, máxime en una zona de bajos recursos, y aunque la vayas asimilando con relativa normalidad, el dolor también tiene sus márgenes.
Y sí, hay que recorrer este país, hay que escuchar para poder luego ser oídos, y hay que leer, leernos en esta cruza terrible de problemas actuales y prospectivas quizás más difíciles aún.

Un abrazo grande,

RomRod dijo...

es un recurso retórico Naky... pero incluso con los números más malos el chavismo tiene un apoyo muy grande...ponle 40% y es un numerote de gente. Conozco barrios muy populosos donde el chavismo domina con hasta 80% de la intención de voto. Tal vez es que vivo en un estado muy chavista jaja...

Blog de LuisMA dijo...

Todos estos procesos se desgastan... Lo importante es la semillita que queda sembrada en la conciencia de la gente... Mi ejemplo de siempre es la Revolución francesa....

RomRod dijo...

y la siembra de esa semillita creo que es positiva... la gente está más consciente que antes de los procesos políticos, me parece a mi...

Oswaldo Aiffil dijo...

Excelente tu análisis. Muchas veces uno se pone a ver Globovisión y queda casi convencido de que la "tortilla se está volteando". Luego, cuando se viaja a los pueblos de Venezuela, en el interior, o cuando se sube al barrio, escucha cosas como: "Si, estamos jodidos, pero Chávez es uno de los nuestros, y ellos nunca vienen para acá, a menos que sea a buscar votos y después no los ves más". O sea que el pueblo llano reconoce que la revolución es un desastre pero no ve a nadie en el horizonte en el cual se sientan representados, y no quieren ser ignorados nunca más. Y en eso el chavismo sigue trabajando sin mucho ruido. Están en el pueblo más recóndito organizando "mesas de trabajo", tanto políticas como técnicas, y de a poco se siguen ganando a la gente. Yo soy de oposición porque no me gusta esta revolución, pero nuestros políticos apestan, porque hacer política no es ir a ocupar los minutos de pantalla y exposición que te regala Ravell en Globovisión y luego volver rápidamente a pontificar en un restaurant bar de Los Palos Grandes. ¿Cuantos políticos de oposición pasan de Chacaito hacia el oeste? ¿Alguien los ha visto? A menos que vayan para el aeropuerto. Y si es así, ¿como pueden medir el pulso de la opinión del pueblo, que al final es quien decide? Saludos!

Kepler dijo...

RomRod,

Muy de acuerdo contigo. Excelente análisis.
Sabes, vivo en Flandes, a unos 4644 kilómetros de mi ciudad natal, Valencia. La casa de mis padres está en una zona "bien" del Norte. Aun así, tengo la impresión de que sé más lo que está pasando en el Sur de Valencia y en Libertador que lo que sabe nuestro gobernador actual.

Las manifestaciones de los estudiantes en la capital en 2009 relacionadas con la reforma en general tenían como tema "con la educación privada no te metas".
Ahora y entonces repiten lo de "con la autonomía universitaria no te metas". Eso puede estar justificado, pero realmente son incapaces de ver más allá de sus propios intereses.
80% de los alumnos (y posibles aspirantes a ser universitarios) están en escuelas públicas. No hay palabras y mucho menos planes bien pensados sobre cómo mejorar la calidad de las escuelas primarias venezolanas.

El desgaste del gobierno se debe aun ante todo a él mismo y es A PESAR de los líderes de oposición. Tengo que decir eso con mucho dolor, aunque soy opositor y siempre lo he sido (aunque no solo desde que tenemos a Hugo en el poder).

Lorenzo Albano F. dijo...

Este desastre tiene que ser llevado hasta sus ultimas consecuencias, Rom:

Es mi opinion, y sonara cruel.

El venezolano debe darse cuenta de lo estafado que esta. Paga por la nariz para obtener UN POQUITO Y MALO (de salud, de seguridad, de comida) a precios mayores que los del primer mundo y con una inflacion inaudita (alla!), en un pais en el que los gobiernos TEORICAMENTE le han garantizado siempre todas esas cosas de gratis, con el dinero del petroleo.

En mi humilde opinion, es que ese tipo de SOCIAL-LO QUE SEA, socialismo o socialdemocracia, al menos en Venezuela, son una quimera y una gran estafa. Solo tengo que visitar una oficina u organo directamente administrado por el gobierno, si alguna vez me surge la duda.

Si me mencionas a paises donde funciona un Estado social, te recordare rapidamente que los ciudadanos de esos paises estan muy conscientes, por lo menos, del realero que pagan para tenerlo. Tal vez no tanto de cuanto obtienen a cambio, pero si de cuanto pagan.

Sea como sea que sea, mi pais solo podra encaminarse hacia algo mejor que el petropopulismo cuando los venezolanos se den cuenta de lo estafados que estan, por voluntad y culpa propia!

Kepler dijo...

Yo no soy socialista de nada (por lo menos para los europeos), pero no creo que este problema del populismo sea del socialismo nada más. Venezuela antes del chavismo no tenía nada socialista, solo muy populista (ahora mucho más).

El día en que la mayoría de los venezolanos tenga una educación básica decente estaremos en camino de salir del subdesarrollo. Ahora tenemos un supuesto nivel de alfabetización de aprox. 93-96%, pero en realidad la mayoría son analfabetos funcionales.

Aparte de eso, hay un grupo de la clase media alta y alta que tiene ganancias increíbles pese a su baja productividad, pero no quieren reconocer eso. Por alguna conección o título están más cerca del grifo petrolero.

El día, menos lejano, en que la oposición comience a penetrar en sitios fuera de la capital, Maracaibo y Valencia, y vayan allí con una serie de propuestas y desafíen al gobierno a debatir vamos a comenzar a cambiar las cosas de veras.