miércoles, febrero 20, 2008

Casi me lo pierdo



Casi me pierdo el impecable aterrizaje del Atlantis esta mañana en Cabo Cañaveral. Todo por culpa de mi conexión a Internet que por alguna razón estaba increíblemente lenta. Pero al fin pude engancharme con el canal de la Nasa para ver los últimos minutos del aterrizaje. Justo empecé cuando se oyeron los dos "booms" sónicos que anuncian la llegada del transbordador. Como estaba al mismo tiempo chateando con mi primo el fanático pues no nos quedó más remedio que investigar con google el origen de ese par de explosiones que siempre se oyen en estos aterrizajes.

Yo no estaba tan lejos de la explicación correcta, la pueden leer acá. Lo que yo recordaba de mis clases de mecánica de fluidos era que un cuerpo cuando viaja a una velocidad transónica, es decir muy cerquita de la velocidad del sonido, bien sea por encima o por debajo, tiende a crear una "onda de choque" de forma cónica. Como el transbordador es un aparato grandote me sonaba lógica que se tenía que formar más de un cono de esos con aire de alta densidad que es la que ocasiona el ruido ese cuando llega a nuestros oídos. El primer "boom" es el cono formado por la nariz y el segundo es el formado por el resto del transbordador como las alas y la cola. Ambos "booms" se oyen con una diferencia de medio segundo lo que coincide perfectamente con la velocidad del transbordador a esa altura y su longitud.

Hay otra misión ahora en marzo así que estén pendientes cuando aterricen para que oigan las explosiones sónicas esas, impresionan. Claro, no tanto a un maracayero que está acostumbrado a oir a los jets de nuestra fuerza aérea.

2 comentarios:

Victor Santero dijo...

Estimado camarada, me ha gustado leer tu blog y te felicito por tu trabajo. te invito así mismo a que leas el mio donde trato problemas de Venezuela y trato de resolverlos de una forma innovadora:

http://realidadaldia.blogspot.com

Un abrazo

victor

Eugenia dijo...

ni me entere ke habia despegado uno... jaja... adno como perdida del mundo... peor buen dato... de pana!