jueves, mayo 06, 2010

Singularidad Tecnológica



Un avanzado robot fabricado por seres inteligentes del planeta Tierra explora el vecino Marte. Opportunity, el nombre del robot, es una compleja sonda casi autónoma diseñada para explorar rocas marcianas. Es capaz de deambular por el terreno marciano y analizarlo usando avanzados instrumentos. Posee además un sofisticado sistema de telecomunicaciones con el cual envía fotografías de alta resolución y datos sobre la química de las rocas marcianas y sobre la metereología del lugar. Oppy, su diminituvo por cariño, es controlado desde la Tierra. Científicos e ingenieros le envían instrucciones sobre que hacer desde una distancia que en la actualidad es de casi doscientos millones de kilómetros. Oppy ha estado explorando Meridiani Planum los últimos seis años, en los cuales ha recorrido calmadamente un poco más de veinte kilómetros. Oppy depende de la luz solar para mantener su temperatura de funcionamiento y alimentados todos sus circuitos eléctricos, siendo por supuesto su cerebro una compleja computadora capaz incluso de tomar decisiones de navegación por si sola.

Pero la pregunta que muchos nos hacemos cuando vemos maravillados lo que puede hacer Oppy y su hermano gemelo Spirit quien está del otro lado del planeta Marte en el cráter Gusev, es si estos avanzados robots piensan. Aunque sea un poquito. ¿Cuándo consideramos que una máquina es "inteligente" desde el punto de vista humano?

Es una importante pregunta. Claro que la respuesta es no. Ni Oppy ni Spirit piensan o están remotamente cerca de pensar. Son autómatas programables. Pero muy avanzados. Hacen cosas que hace décadas ni siquiera nos imaginaríamos en una máquina. Como por ejemplo esquivar obstáculos en el terreno marciano nada más "viendo" como lo haría una persona, o un animal terrestre. Es un gran avance y lo utilizamos para explorar otro planeta sin necesidad de enviar a un frágil astronauta y exponerlo a la rudeza de otro mundo. Pero no piensan.

La inteligencia artificial es algo que durante muchos años ha estado en el terreno de la ciencia ficción. Pero creo que poco a poco se están dando avances hacia allá. Cada vez más el hardware de las computadoras es más veloz y poderoso, cada día se escribe más y mejor software. Allí es cuando uno tiene que revisar conceptos interesantes como el de la Singularidad Tecnológica. En algún momento podremos fabricar máquinas tan o más inteligentes que los seres humanos y estas a su vez podrán fabricar otras más inteligentes todavía y habrá una explosión de inteligencia artificial. Estas ideas me han hecho reflexionar sobre dos cosas interesantes.

La primera es que la tecnología actual está siendo desarrollada completamente por el cerebro humano que es una máquina que piensa cuya base es biológica. Además sabemos que el cerebro humano ha permanecido más o menos constante durante milenios. No somos mucho más inteligentes que nuestros antepasados egipcios que construían pirámides hace ya milenios. En lo que construyamos máquinas más inteligentes que nosotros, la tecnología que estas máquinas serán capaces de desarrollar será prácticamente incomprensible para nuestro limitado entendimiento. Habrá un desarrollo exponencial de tecnologías nuevas que cambiará todo. Esto es una singularidad tecnológica.

La segunda es la siguiente. Supongamos que todas las civilizaciones del universo pasan por recorridos parecidos al nuestro acá en la Tierra. Todas comienzan con coacervados y poco a poco van evolucionando en seres inteligentes capaces de crear computadoras y radiotelescopios por decir dos cosas. En el transcurso de unos cuantos miles de millones de años son capaces de llegar más o menos a donde estamos nosotros actualmente pero en algún momento experimentan la siguiente singularidad tecnológica y crean máquinas, no biológicas, que piensan y son más inteligentes. Son estas máquinas las que podrán explorar el espacio y conquistar planetas, estrellas y galaxias. Es posible que las civilizaciones extraplanetarias sean no biológicas. Máquinas pensantes muy avanzadas capaces de replicarse. Y además que no respiran ni les afecta el paso del tiempo. Ideales para la conquista del espacio. Algo sabemos de ello ya que dos robots nuestros viven en Marte desde hace tiempo y siguen conversando con nosotros.

La foto es de Oppy y una roca llamada Isla Marquette que al parecer proviene de las profundidades de la corteza marciana. La marca que tiene la roca es de la herramienta abrasiva de Oppy y mide unos cinco centímetros de diámetro. Cortesía de NASA y el JPL

4 comentarios:

Lorenzo Albano dijo...

Tengo solo una nota que hacer: "No biologica". Algo puede ser tecnologico, y a la vez estar hecho como un ser vivo.

Primero, Algo tan complejo como para pensar, replicarse e incluso mutar espontaneamente hara que la distincion entre biologico y no-biologico resulte insignificante. Lo que sea, no sera una "maquina" hecha de piezas, en el sentido en que lo es un tractor, un avion o una PC moderna. Donde empezaria la diferencia entre "maquinas" nanotecnologicas organicas y las formas de vida mas simples?

Segundo, si se integran a los organismos vivos "maquinas" o partes de ellas, tambien se integraran organismos vivos o partes de ellas a las maquinas.

Tercero, lo tecnologico no es independiente de la naturaleza. Mucho menos si lo originalmente tecnologico empieza a comportarse como un ser vivo. A construirse a si mismo y crecer, a formar sus propias redes y conexiones, a reproducirse. Particularmente, si uno usa nanotecnologia.

Cuarto, la tecnologia, aun la sencilla, esta atada firmemente a los deseos, procesos mentales y relaciones sociales de los seres humanos, seres vivos. Eso no cambiara si salen "maquinas pensantes". Solo tendrian otras motivaciones.

RomRod dijo...

Primero. La definición de vida no es fácil. ¿Estará viva una máquina pensante capaz de replicarse y de multiplicarse, y de incluso evolucionar al poder construir ella máquinas cada vez mejores? Esa máquina no estaría sujeta a nuestra frágil condición donde la bioquímica predomina. Pudieran ser máquinas que no tienen metabolismo y que pueden sobrevivir en el espacio sin más energía que la luz de las estrellas. No estarían limitadas en el tiempo ya que podrían durar miles de años sin problemas. Me parece a mi que dichas máquinas no serían "biológicas" tal como conocemos la biología de este planeta.

Segundo. ¿Organismos integrados a máquinas? La literatura de ficción trata el tema con cosas como los Cyborgs o los mismos Daleks. Puede ser.

Tercero. Volvemos a la definición de vida biológica. Puede ser que sea una forma de vida futura creada por máquinas que creamos nosotros en un principio después de la singularidad tecnológica.

Cuarto. Exacto, las máquinas construidas por las máquinas que nosotros construiremos serán las que definan la tecnología futura. Esa es la singularidad tecnológica. El desarrollo tecnológico será exponencial ya que la inteligencia subyaciente será cada vez mayor. Nosotros los que usamos cerebros biológicos a lo mejor seremos precindibles. Por supuesto que predecir esto es casi que imposible.

Lorenzo Albano F. dijo...

Tal vez "no biologico" llegue solo a significar "no evolucionado por medio de la seleccion natural a partir de formas de vida mas sencillas".

No veo como una maquina, a menos que asuma caracteristicas de ser vivo y sea capaz de hacerse mantenimiento o de producir sus reemplazos, puede reemplazar a los seres vivos. No por completo. Mucho menos una que pueda "vivir" por miles o millones de años, que es una cosa por demas innecesaria donde se pueden hacer copias.

No hemos producido una sola computadora inteligente. Pero hemos producido tecnologias para potenciar la inteligencia y productividad humanas, hemos producido drogas para aumentar la concentracion. Seguramente sale mas barato tener un humano inteligente con una buena interface y una calculadora rapida y un termo de cafe (o de otra cosa!), que un ente al que hay que enseñarle lo que el humano aprende por su cuenta (hasta saca su PhD solito!) y lo que el hace desde que nacio. Por que no podria progresarse mas, y mucho mas por este camino?

Es mas, creo que el reemplazo de la "mano de obra" humana por computadoras u otras tecnologias de automatizacion continuara, como siempre ha sido hasta ahora, en forma gradual. Creo que nos uniremos a nuestras herramientas.

En mi opinion, esta serie de cambios alcanzara y conectara toda la vida humana, mucho antes de que tengamos una maquina inteligente.

RomRod dijo...

También creo que las tecnologías destinadas a "mejorar" funcionalidades humanas será un desarrollo gradual. Pero ese no es el punto en cuanto al concepto de singularidad. Lo que implica el concepto es que una vez que ocurra, lo cual por supuesto no es cuestión de un instante, las máquinas podrán crear mejor tecnología que nosotros y el desarrollo será exponencial y totalmente imprevisible. Una máquina por ejemplo mil veces más inteligente que un humano podrá crear cosas que para nosotros serán tan incomprensibles como lo es una sinfonía de Beethoven a una lombriz. Ray Kurzwell ha escrito mucho sobre el tema y por cierto lo que él opina es muy parecido a lo que planteas.