sábado, abril 11, 2009

La verdad



Ya hace siete años. Y seguimos con opiniones divididas. No hubo comisión de la verdad gracias a los intereses de los que detentan el poder. ¿Será que nunca sabremos quienes fueron los responsables de los diecinueve muertos de ese día? Hace unos días condenaron a los policías. En un juicio que no convenció sino a los que quieren ver solamente ese pedacito de lo que ocurrió y buscar chivos expiatorios. ¿Responsabilidad de estos señores ante lo que ocurrió? Probablemente, ellos comandaron a los policías armados en una marcha supuestamente pacífica. ¿Ordenaron ellos la masacre? ¿Eran parte de un plan macabro cuyo fin era deponer el gobierno? ¿Tontos útiles? No lo sabemos, eso no se pudo probar aunque les dieron treinta años por justamente creer que eran culpables de eso. Treinta años por creer en su culpabilidad, sin tener la certeza.

Pasa el tiempo y pareciera que no avanzamos. Seguimos divididos. Seguimos con Chávez en el poder y su revolución sin revolucionarios de verdad. Seguimos con pobreza, con el país con la producción destruída. Dependientes del petróleo. Con un sistema de salud pública dependiendo precariamente en médicos cubanos. Con inseguridad, con impunidad ante casi cualquier delito.

La concentración del poder en un solo hombre sigue su camino. Ahora contra todo aquel funcionario legítimamente electo que no esté a favor de este gobierno militarista. La misión parece ser desconocer la voluntad popular. Así les quitan atribuciones y por supuesto ingresos a alcaldías y gobernaciones opositoras. Y les lanzan encima todo el aparato judicial para anularlos políticamente y cansarlos. Que se rindan. Son la piedra en el zapato revolucionario.

Siete años y los muertos siguen sin justicia. Siete años y el escenario pareciera ser el mismo, pero no lo es. La gente pareciera estar cansada de esto. Yo lo estoy desde hace mucho tiempo.

4 comentarios:

luis dijo...

no, pana, si sabemos quienes feuron los culpables, yo estuve en esa amrcha, de hecho estuve en la baralt antes que comenzaran los tiros, y de esa manera lo atestigue en el juicio de forero, vivas y simonovic. dispararon desde la sede de la alcadia de caracas y no creo que bernal le diera permiso para que la oposicion fascita entrara ahi con armas de fuego.
y eso que dices sobre la revolucion sin revolucio, te recomiendo que leas este post Y ¿cual revolucion?.

JRD dijo...

Yo percibo un sentimiento generalizado de "por fin se hizo justicia". Yo he visto a las madres de los asesinados (esas que nunca más verán a sus hijos) y les he prestado tanta atención como a las madres de los pacos asesinos (esas que los verán presos un rato y los seguirán viendo después de que se fuguen).
Sin embargo, tú dices: "La gente pareciera estar cansada de esto". Cansada como tú lo estás.

Gente: ______________

Rellénalo ahí, RomRod, para entenderte mejor.

Padre Carlos dijo...

Apreciado amigo:

He pensado en tu blog como receptor del premio DARDOS a la fidelidad en las ideas y a la verdad. Puedes verlo en http://elblogdelpadrecarlos.blogspot.com/2009/04/premio-dardos-recibo-y-entrego.html

Atentamente

Padre Carlos Ares

RomRod dijo...

el cansancio es de ver tanta impunidad amigo JRD. Yo también creo que algo de justicia se ha hecho con esto de los policias, pero creo que hay una partida de cdms que están tranquilazos y que como tu supongo que también sospechas tienen su cuota de culpabilidad. Y no me refiero a los "pistoleros de Llaguno" como los han llamado, me refiero a los cabecillas del golpe y los que de manera muy irresponsable incitaron esta carnicería. Hay muchas preguntas sin contestar como por ejemplo donde están los francotiradores apresados el 11 y liberados el 13, o donde están los mencionados en la muerte de Tortoza, policías por cierto.

También me cansa la división. Fíjate que los sectores radicales no cambian su versión de los hechos, cada quien atrincherado en su verdad, en lo que quiere creer. A lo mejor la comisión de la verdad, esa que no quiso el gobierno, hubiera podido ayudar a esclarecer los hechos un poco más.

No nos queda sino estar cansados y seguir luchando. Como dice Quino, los luchadores incansables no tienen mérito porque no se cansan jaja.