martes, diciembre 23, 2008

Lo del Sambil

Nuestro super presidente como que ya nos tiene acostumbrados a esta continua zozobra. No había terminado el agite de las elecciones regionales cuando ya nos lanza la campaña por la enmienda. Y ahora pone a todo el mundo a hablar del Sambil cuando anuncia de manera sorpresiva que ese gigantesco centro comercial no va en La Candelaria.

Es un continuo estrés aunque yo en relación a esto último del centro comercial me siento un poco más lejano. La principal razón es que aun siendo caraqueño no vivo en la gran capital. Prefiero espacios más remotos y tranquilos, aunque ya el urbanismo como que nos está alcanzando a todos.

Lo del Sambil lo que hace es despertarme varias preguntas. La primera es obvia. ¿Por qué carrizo Chávez viene a darse cuenta ahora que este Sambil existía y que está construído en una zona terriblemente congestionada? La segunda no es tan obvia, pero es una consecuencia de la anterior y es el por qué los mecanismos de poder popular no funcionan para nada. Se sabe por ejemplo que los permisos que otorgó la Alcaldía de Libertador para construir eso allí tienen fecha de hace dos años, fecha en que ya existían los consejos comunales y que el alcalde era chavista además. El permiso entiendo que se renovó este mismo año, bajo el gobierno del mismo alcalde chavista, el Sr. Bernal. ¿Dónde es que está la contraloría social? ¿dónde está el pueblo de la mano con la revolución? Yo simplemente no entiendo.

Y ahora parece que esta revolución no sirve sin que venga el mismísimo Chávez y decida por todos nosotros lo que había que hacer en un principio. No permitir esa construcción allí por dos razones simples: la comunidad no quería y el sitio está demasiado congestionado y hambriento más bien de zonas verdes.

Pero Chávez parece ser el único que tiene poder. El pueblo no. Chávez parece ser más bien el dueño de esta hacienda gomecista donde ocurren locuras como esta donde se gastan millones en construcciones que nunca se terminan. Por ahí dicen que se expropiará para que el pueblo la use como hospital, o como universidad. Yo lo dudo. Ahí cerquita está la famosa Torre de David abandonada e invadida. Más allá está el helicoide que vino a usarse para algo solamente cuando la Disip instaló allí su sede. Y sobran más ejemplos.

¿Pero que habrá que hacer? Bueno supongo que el gobierno le pagará a los del Sambil una enorme tajada por esa construcción y ellos sonrientes accederán y se desentenderán del enorme lío que causaron a miles de trabajadores y pequeños inversionistas que apostaban a sacarle provecho a esas instalaciones. A lo mejor hasta fue idea de ellos. Total, ya sabemos que son amigos de las altas esferas del poder, porque si no no les hubieran dado ningún permiso.

8 comentarios:

Filiberto dijo...

anarquia del gobierno!! donde queda la seguridad juridica de los que quieren invertir en el pais.
Nadie querra construir nada con inversion privada porque este gobernante hace lo que le da la gana cuando le da la gana.
Mensaje triste que se trasmite a los venezolanos y al mundo entero. Las leyes no se respetan en Venezuela, ni para evitar construir algo que no se debio haber autorizado, ni para que finalmente se ponga en servicio porque simplemente sera expropiado, por la maxima representacion de esta anarquia revolucionaria !!!

Profeballa dijo...

un abrazo de Feliz Navidad para ti y los tuyos, pàsalo en familia y disculpa que no te visite con frecuencia!.
Profeballa

profeballa@gmail.com

http://venezuelaysuhistoria.blogspot.com

Vicente dijo...

Coincidimos 100%.
Ahora la gente se va a poner a discutir la pertinencia o no del Sambil, igual que antes de RCTV, sin darnos cuenta de lo que mencionas, la crisis de representatividad según la cual el supuesto "gobierno de las bases" existe sólo y cuando el Presidente decide poner algo en la agenda.
Eso es lo que más me preocupa ya que parece que Chávez tiene que predecir, antes que nosotros mismos nos demos cuenta, qué es lo útil y razonable para nuestras vidas y comunidades. Insólito, y enormemente anti-socialista, el que un tipo que no vive en la zona, que no se pasea por allí y que no compra en el Sambil, tenga la autoridad de pasar por encima de los vecinos y sus intereses para decretar arbitrariamente algo que afecta a terceros.
Eso es lo que más me preocupa, otro paso hacia el barranco autista de un gobierno sordo y vertical que legisla en nuestro nombre y por encima de nuestros deseos y creencias. Hoy es el Sambil, y puede que la decisión sea acertada, ¿qué haremos cuando sea algo que nos afecte directamente, digamos, una prohibición maníaca e igual de necia sobre los blogs o tu grupo de música favorito? Ahí será demasiado tarde, ahí ya habremos permitido tantas atrocidades y atropellos que "el pueblo" no tendrá poder.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Qué puedo opinar? Qué te puedo decir?
Realismo mágico?
En fin, parte del encanto, no?

Lennyss dijo...

exacto, se supone que llaman "democracia participativa y protagonica" al gobierno del pueblo, pero el pueblo quiere una cosa, su propio alcalde decide otra y el jefe barre con los dos, ja ja ja ja

yo tampoco vivo en caracas hace 6 años pero recuerdo las colas horribles de la candelaria y me imagino que iban a ponerse peores y por lo tanto el centro comercial me hubiera parecido una aberración, el problema es por que el presidente en persona tuvo que ponerle freno? ¿es el único que puede poner orden? que pena con los chavistas, que tengan taaaaanto poder y a la chiquita no tengan poder si el jefe no pega un grito desde Miraflores, que ridiculez de masa sin voluntad ah??

saludos desde mi cueva recien estrenada

LS.

Álvaro Rafael dijo...

Lo del Sambil de La Candelaria hace pensar en una cosa que tanto sonroja a un Gobierno que se dice revolucionario de izquierda: el auge de la construcción de centros comerciales.

Para el Gobierno es fácil atacarlos como "espacios del capitalismo salvaje", y no sólo es fácil, sino conveniente porque con ello evita hacerse la pregunta de por qué hay tantos centros comerciales, especialmente en Caracas, y la respuesta es sencilla: por la criminalidad desbordada y la falta de espacios públicos que hace que la gente, en lugar de arriesgarse en la calle, prefiera concentrarse en estos lugares más seguros.

En lugar de andar pensando en expropiar, lo cual es costoso para el Estado, este Gobierno lo que debería hacer es invertir en seguridad e infraestructura.

PD: excelente el blog, aunque una recomendación: sería bueno abrir los comentarios a los usuarios que no tengan cuenta en blogger, así podrían comentar quienes tienen su blog en otros servicios (como yo). Saludos.

RomRod dijo...

Alvaro, es solo una manera más de evitar el spam

Sara dijo...

HOLA,soy Sarita,en San Felipe tengo una tienda de empaques de regalo y objetos de arte,en la misma difundo y promuevo actividades relacionadas con la literatura,el arte,la ecología y también quiero adherir a la ciencia,por eso quisiera material o programación que pueda difundir aquí.
sarartes@gmail.com artesarita.blogspot,com
gracias por hacer lo que haces.