viernes, abril 15, 2005

La Fábula de la Avispa Ahogada

Aquiles Nazoa

Este 25 de abril próximo ya van a ser 29 años que Aquiles Nazoa y sus cosas más sencillas decidieron mudarse a ese mundo donde van los grandes poetas cuando se cansan de estar por estos lados. Aquiles durante años lo vimos en su programa en la televisora nacional, el canal cinco aquel de nuestra infancia, recitando poemas y regalándonos una visión del mundo donde cada cosa o cada quien puede ser visto con grandeza sin importar su procedencia o su humildad. Así eran las cosas más sencillas que nos enseñaba Aquiles. Hoy vagando por la blogósfera me hicieron recordar su fábula de la avispa ahogada que una vez leí en una hermosa edición ilustrada por la gente de Ekaré. Aqui la transcribo.

La avispa aquel día, desde la mañana,
como de costumbre, bravísima andaba.
El día era hermoso, la brisa liviana;
cubierta la tierra, de flores estaba
y mil pajaritos los aires cruzaban.

Pero a nuestra avispa -nuestra avispa brava-
nada le atraía, no veía nada
por ir como iba, comida de rabia.

"Adiós", le dijeron unas rosas blancas
y ella ni siquiera se volvió a mirarlas
por ir abstraída, torva, ensimismada,
con la furia sorda que la devoraba.

"Buen día" le dijo, la abeja, su hermana
y ella que de furia, casi reventaba,
por toda respuesta, le echo una roncada
que a la pobre abeja, dejo anonadada.

Ciega como iba, la avispa de rabia,
repentinamente, como en una trampa,
se encontró metida, dentro de una casa.

Echando mil pestes, al verse encerrada,
en vez de ponerse, serena y con calma
a buscar por donde, salir de la estancia,
¿sabéis lo que hizo? ¡Se puso más brava!

Se puso en los vidrios, a dar cabezadas,
sin ver en su furia, que a corta distancia
ventanas y puertas, abiertas estaban;
y como en la ira, que la dominaba
casi no veía, por donde volaba,
en una embestida, que dió de la rabia
cayó nuestra avispa, en un vaso de agua.

¡Un vaso pequeño, menor que una cuarta
donde hasta un mosquito, nadando se salva!
Pero nuestra avispa, nuestra avispa brava,
más brava se puso, al verse mojada,
y en vez de ocuparse, la muy insensata,
de ganar la orilla, batiendo las alas
se puso a echar pestes y a tirar picadas
y a lanzar conjuros y a emitir mentadas.

Y así, poco a poco, fue quedando exhausta
hasta que furiosa, pero emparamada,
terminó la avispa por morir ahogada.

Tal como la avispa, que cuenta esta fábula,
el mundo está lleno, de personas bravas,
que infunden respeto, por su mala cara,
que se hacen famosas, debido a sus rabias
y al final se ahogan, en un vaso de agua.

10 comentarios:

Adriana dijo...

Me encanta Aquiles Nazoa, nunca había leído está Fábula...Muchas Gracias!

KBULLA dijo...

Uy RomRod, uy.

Eso de decir que uno veía LAS COSAS MÁS SENCILLAS, en blanco y negro y en un televisor con cambio mecánico de canales, puessss.

JAJAJA

Por cierto: este domingo sale la biografía de Aquiles en la colección que está editando El Nacional. Dado que, sé perfectamente que la estás coleccionando, la pregunta es:

¡MUÉRGANO! ¿Por qué no se lo informaste a los blogueros que te leen?

JAJAJA. Saludos.

RomRod dijo...

pues si, veía las cosas más sencillas, valores humanos y hasta al maestro Calcaño en blanco y negro y en un televisor de esos de tubos. A ver tu kbulla que te la pasas metido en nuestra historia si un día de estos reivindicas al maestro Calcaño que casi nadie se acuerda ya de él.

Mila dijo...

Yo tenia por alla a finales de los 70 una edicion de Humoy y Amor... en aquella época, con menos de 10 años, mis hermanitas y yo lo disfrutabamos y haciamos en cada reunion familiar, algunos actos del libro (Romeo y Julieta y habia una del eco que era algo asi como: ..."cuidado quien se cayoooo? Eco: yoooo. Protagonista: Mientes pícaro, yo fui, y si el cráneo me rompí lo taparé con peluca... Eco: Lucaaaasss... Protagonista: No soy Lucas, voto a Dios, vamos a vernos los dos, ahora mismo fanfarrón. Eco: Antoooon. Protagonista: Me conoces, eh? cobarde... vamos a vernos en este instante o..." y ya no me acuerdo más)

No se como, pero se perdio el libro de la casa. Desde mi infancia fue mi favorito.

Gracias por recordarme la fabula de la abejita y en mi cuarto esta enmarcado: "Creo en Pablo Picasso,Todopoderoso,Creador del Cielo y de la Tierra; creo en Charlie Chaplin, hijo de las violetas y de los ratones, que fué crucificado, muerto y sepultado por el tiempo , pero que cada día resucita en el corazón de los hombres..."

Anónimo dijo...

make it in english

PROFESOR COCCA dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Ramón dijo...

Estimado RomRod:
Le felicito por la inicativa de hacer publica en la web parte de la obra de nuestro ilustre y singular Aquiles Nazoa. Solo un detallito que es un error en su transcripcion de la fabula original: en el segmento que comienza "Se puso en los vidrios, a dar cabezadas...." usted escribe "al ver en su furia, que a corta distancia..." Pero lo correcto es "sin ver en su furia, que a corta distancia..." De esta manera adquiere todo el sentido el verso en cuestion.
Reciba un respetuoso y cordial saludo,
RMA

RomRod dijo...

oops! error mio. Gracias!

RomRod dijo...

corregido!

irack marquez dijo...

esa avispa estaba hostinada y era muy bruta ...