jueves, diciembre 07, 2006

A date that will live in infamy



Siempre me llamó la atención el episodio de Pearl Harbour. Lo sorpresivo del ataque. La destrucción causada. Y la reacción norteamericana, que comenzó con aquel famoso discurso de Roosevelt al siguiente día.

Fue un día histórico que marcó el destino de la segunda guerra mundial. Comparable quizás al 11 de septiembre del 2001, solo que esta vez el enemigo era mucho menos visible y los errores norteamericanos en su reacción mucho más dramáticos y terribles.

1 comentario:

Pepe dijo...

Si, igual para mí y siempre me ha llamado la atención el juego (complicidad) que le hicieron grupos políticos (aislacionistas, supuestos moderados) a lo interno de EEUU y el Reino Unido a los dictadores de Alemania y el Japón al desvalorar sus amenazas. Nunca escucharon a un Churchill y a un Roosevelt, les decían radicales, ciegos, exagerados, frustrados..y al final tuvieron que llamarlos para que asumieran el liderazgo de su nación; ellos fueron culpables de la tragedia de alguna forma por OMISIÓN!!!
SALUDOS
Pepe