domingo, diciembre 17, 2006

Honores al Libertador

De los archivos de la nación viene este antiguo decreto. En 1842 empezó el largo camino de reconocerle a Bolívar todo lo que hizo.

DECRETO DE HONORES AL LIBERTADOR SIMÓN BOLÍVAR
(30 de abril de 1842)

Honores al Libertador

El Senado y Cámara de Representantes de la República de Venezuela
reunidos en Congreso.

Considerando:

1º. Que los grandes hechos del Libertador Simón Bolívar, ilustre hijo y
blasón de Caracas, están ya consignados en la historia que lo reconoce como
fundador de tres Repúblicas, y el primer caudillo de la Independencia
sudamericana, y
2º. Que a Venezuela asiste el precioso derecho de depositar sus restos
venerados, así como obliga el deber de tributarle un solemne homenaje de
suma estimación y gratitud.

Decretan:

Artículo 1º. Venezuela se honra de aclamar al Libertador Simón Bolívar con
los títulos de honor y gloria decretados por Venezuela y Colombia.
Art. 2º. El Gobierno hará trasladar sus cenizas desde Santa Marta a esta
capital, con el decoro propio, y previa participación al Gobierno de la Nueva
Granada.
Art. 3º. A su llegada se le harán los honores fúnebres de Capitán General.
Art. 4º. Todos los empleados públicos de cualquiera clase y denominación
que sean llevarán luto por ocho días.
Art. 5º. Se celebrará un aniversario fúnebre en cada capital de provincia, y
en aquel día llevarán luto todos sus empleado públicos.
Art. 6º. Sus ilustres cenizas serán depositadas en la Santa Iglesia
Metropolitana, y se levantará un modesto panteón que las contenga.
Art. 7º. La efigie del Libertador será colocada distinguidamente en los
salones del Congreso y del Poder Ejecutivo, para que en todas ocasiones
recuerde sus grandes merecimientos.
Art. 8º. El Poder Ejecutivo queda encargado de reglamentar este decreto, y
autorizado para hacer del tesoro público los gastos necesarios para su
ejecución.

Dado en Caracas, a 29 de abril de 1842, año 13 de la ley y 32 de la
Independencia. El presidente del Senado, José Manuel de los Ríos. El
presidente de la Cámara de Representantes, Francisco Díaz. El secretario del
Senado, José R. Burguillos.

El secretario de la Cámara de Representantes, Rafael Acevedo.

Caracas, 30 de abril de 1842, 13 de la ley y 32 de la Independencia.
Ejecútese.

José Antonio Páez.

Por S. E. el Presidente de la República. El secretario de Estado en los
Despachos de lo Interior y Justicia, Ángel Quintero.

6 comentarios:

mendigo dijo...

y empezó el culto a Bolívar que tanto daño nos ha hecho, es hora de empezar la reacción iconoclastia: !Abajo San Simón!
o como dijo un viejo amigo: "Bolívar era un pendejo" (cuidado y se infartan los chamanes de la religión bolivariana)
saludos
Pepe

Anónimo dijo...

Eso o comenzar a soltar sus frases menos citadas, como "he arado en el mar" o mi favorita: "Colombia es una Universidad; Venezuela es un cuartel".

Cualquier cosa por rebajar un poquito el patriotismo, que nunca está de más.

RomRod dijo...

yo siempre he dicho que una cosa es reconocerle a Bolívar lo que hizo como militar y político del siglo XIX y otra muy distinta convertirlo en el fetiche favorito de cuanto "líder" tenemos. Bueno es bajar el patriotismo un poco como dice Hombre Lobo. A fin de cuentas si la patria donde uno nace no es una decisión propia cómo es que puede uno apelar al patriotismo.

JRD dijo...

¿No habrá un punto intermedio en eso de honrar y despreciar a Bolívar, RomRod? Digo, ¿No arrodillarse ante Bolívar llevará inevitablemente a decir que era un güevón con ojos? Y ¿qué tiene que ver con el patriotismo el reconocer que ese tipo fue el ejemplar humano más complejo y hermoso nacido aquí?

RomRod dijo...

tal vez la palabra no sea patriotismo sino más bien patrioterismo. Ese tipo medio chauvinista que se da golpes de pecho con todo lo que le huela a patria y a Bolívar. Yo soy de los que cree que a Bolívar hay que reconocerle su grandeza pero sin llegar a utilizarlo como fetiche político, más o menos eso intermedio que dices. Así como critico a los que lo usan como fetiche también critico a los que desprecian o desprestigian a Bolívar porque simplemente no les gusta la revolución bolivariana o Chávez. Absurdo.

En cuanto al patriotismo per sé a mi nunca me han gustado los países y las divisiones artificiales. La patria es América dicen, por ahí va la cosa. La visión debe ir más allá que las simples fronteras dibujadas por egoísmos y miopías locales. Y en la aldea global que vivimos el concepto hay que extenderlo a escala planetaria.

mendigo dijo...

"Mi patria es el mundo y la ciencia mi religión", decía Huygens por ahí, aunque bueno exagera con lo de la ciencia pero mejor lo traduzco como la bùsqueda de la verdad, y en especial diría yo: LA VERDAD, la sabiduría pues.
Por otro lado para empezar a reconocer la humanidad y los verdaderos méritos de Bolívar nada como ser irónico con todos los chamanes del culto bolivariano desde Guzmán hasta el caudillo actual; y claro, con el propio oligarca, dictador y caudillo que era ese militar llamado Simón Bolívar.
Deberíamos también hacerle una que otra a estatua a esos grandes hombres que lucharon contra el caudillo Bolívar, que eran tan de esta tierra como èl.

saludos antibolivarianos