domingo, diciembre 10, 2006

Estadio Chile

1986. Mi avión llega puntual al Arturo Merino Benítez de Santiago. Había tomado ese día el vuelo de Viasa que me traía de Caracas a Santiago haciendo una breve escala en Lima. Es primera vez que visito Chile. Durante la última etapa del vuelo ya estaba asombrado de la belleza de la cordillera, ya había visto el Aconcagua y sus nieves que se me hacían infinitas desde mi ventana del avión. Al descender del avión paso por inmigración donde sellan mi pasaporte y brevemente explico el por que de mi visita. Sin problemas paso a la sala donde recojo mi equipaje y es aquí cuando noto una algarabía fuera del aeropuerto. Hay mucha gente afuera, la mayoría mujeres. Las hay de todas las edades. Y gritan "Rafael, Rafael". Miro a todos lados y efectivamente veo a unos camarógrafos y periodistas entrevistando al famoso cantante. Lo noto algo cansado pero afable. Sin prestarle mucha atención comienzo a caminar con mi maleta hacia el sitio donde está el gentío gritando y donde me espera el chófer que ha venido por mí. Lo identifico gracias al clásico cartelito donde anuncia mi nombre. Pero esta vez los gritos de "Rafael, Rafael" los oigo cada vez más fuertes. Ahora gritan otras cosas. Les pongo un poco más de atención ya que recién despierto del sopor de más de seis horas de vuelo. Ahora distingo que dicen. Claramente se oye "Y va a caer, y va a caer". Sonrío y le pregunto al taxista. "La cosa está difícil estos días acá, todo es política". Los carabineros reaccionan y se disponen a dispersar a la multitud. Nosotros casi que corremos al estacionamiento donde cada vez más apagados oigo la frase que se me queda grabada. "Y va a caer, y va a caer".

Hoy finalmente cayó. Pinochet ha muerto. Ya tenía dieciséis años fuera del poder formal. Pero la división en Chile todavía persiste. No conozco realmente hasta que grado es la división, hace ya muchos años que no he vuelto a Chile. Y lo que hago es recordar tristemente aquellos versos de Víctor Jara que escribiera en el estadio donde fuera cruelmente torturado y fusilado.

Hoy Víctor, uno de los responsables finalmente ha caído. Sin pagar por lo que hizo. Aunque tal vez ya hoy no tenga sentido.

En el día de la muerte de Pinochet yo hoy recuerdo tu último poema:

Somos cinco mil
en esta pequeña parte de la ciudad.
Somos cinco mil
¿ Cuántos seremos en total
en las ciudades y en todo el país ?
Solo aqui
diez mil manos siembran
y hacen andar las fabricas.

¡ Cuánta humanidad
con hambre, frio, pánico, dolor,
presión moral, terror y locura !

Seis de los nuestros se perdieron
en el espacio de las estrellas.

Un muerto, un golpeado como jamas creí
se podria golpear a un ser humano.
Los otros cuatro quisieron quitarse todos los temores
uno saltó al vacio,
otro golpeandose la cabeza contra el muro,
pero todos con la mirada fija de la muerte.

¡ Qué espanto causa el rostro del fascismo !
Llevan a cabo sus planes con precisión artera
Sin importarles nada.
La sangre para ellos son medallas.
La matanza es acto de heroismo
¿ Es este el mundo que creaste, dios mio ?
¿Para esto tus siete dias de asombro y trabajo ?
en estas cuatro murallas solo existe un numero
que no progresa,
que lentamente querrá más muerte.

Pero de pronto me golpea la conciencia
y veo esta marea sin latido,
pero con el pulso de las máquinas
y los militares mostrando su rostro de matrona
llena de dulzura.
¿ Y Mexico, Cuba y el mundo ?
¡ Que griten esta ignominia !
Somos diez mil manos menos
que no producen.

¿Cuántos somos en toda la Patria?
La sangre del companero Presidente
golpea más fuerte que bombas y metrallas
Asi golpeará nuestro puño nuevamente

¡Canto que mal me sales
Cuando tengo que cantar espanto!
Espanto como el que vivo
como el que muero, espanto.
De verme entre tanto y tantos
momentos del infinito
en que el silencio y el grito
son las metas de este canto.
Lo que veo nunca vi,
lo que he sentido y que siento
hará brotar el momento...

12 comentarios:

Anónimo dijo...

si ese malvado pinochet es muy malvado mejor hubiera sido que chile se convirtiera en un estado satelite de fidel castro para cumpir asi con la justicia social y darle dignidad a los pobres.


Yo no se porque la gente defiende a allende cuando fue un hombre que apoyaba la eugenesia,apoyo y firmo decretos para castrar retrasados mentales y toda clase de discapacitados mentales; fue un hombre que apoyo la lobotomia para homosexuales, en la decada de los 30 admiraba a hitler, era un antisemita, practicamente destruyo la economia chilena, permitio que mas de 20 mill agentes sovieticos y cubanos interfirieran e hicieran lo que quisieran en chile ( me iamgino el escandalo que fuera si hubieran sido agentes de la cia), permitio la formacion de milicias de ultraizquierda en chile.

sin duda el allende fue un hombre democratico y el malvado pinochet un ogro

RomRod dijo...

yo al menos no defiendo a Allende, creo que su estrategia de llevar a Chile a un socialismo sin tener el apoyo completo de la sociedad chilena fue una aventura muy mal llevada que ocasionó la dictadura y sus muertos. Sobre los detalles esos que cuentas pues ni idea, la verdad ni me importan. Lo que si me importa es que fenómenos como el de Pinochet en Chile o como Fidel en Cuba no vuelvan a ocurrir en nuestros países. Demasiada muerte y división con pocos resultados.

Y para la próxima puedes dejar tu nombre que la dina ya no lee estas páginas.

Adolfo dijo...

Es insolito que alguien defienda a Pinochet o a las cosas que hizo alguien como el, pero tristemente es asi. Es inexplicable que se ataque a unos y que se valide y justifique a otros que hacen lo mismo o peor, si es para aniquilar a los primeros. Habra que recordar que cuando un sanguinario accede al poder, nadie esta exento de sufrir en carne propia o a travez de un ser querido todo su poder. Nada justifica 3 mil muertos, desaparecidos, torturas. Nada justifica a Fidel ni a Pinochet, ni a la iglesia cuando la inquisicion.

Lycette Scott dijo...

No sabes lo que yo agradezco el día de hoy que Pinochet esté muerto

the_input dijo...

Claro que desde el punto de vista humano, es imposible justificar a ningún hombre o movimiento o tendencia política que arrastre vidas humanas a su paso. Las justificaciones por lo general nacen del análisis histórico, o estadístico puede ser, de un momento de una sociedad en la cual eran importantes las decisiones de un determinado personaje.

Entonces surgen comentarios de historiadores, o estadísticos, o reporteros (que más o menos carroñean de los dos anteriores), y dicen que mucho de lo bueno que hoy en día tiene Chile como país nació en los años de Pinochet. ¡Pues claro, es obvio! Mucho de lo que todos los países tienen de bueno, y de malo, en un momento determinado, es producto de todo lo que ha pasado antes. Mucho de lo ordenadito y calladito que es el Chileno, de lo poco grosero y lo poco dado a hablar duro de política en la calle, es producto de un miedo histórico a los carabineros, que se siguen llamando igual que cuando el dictador.

Entonces, la pregunta es, ¿por qué, si la historia es esencialmente humana, un dictador asesino de masas es justificable desde el punto de vista histórico y no desde el humano? ¿será que siempre hay fines políticos en la historia, y para la política barata siempre es bueno uno peor que haga sombra, para uno poder ser el malo necesario?

No sé. Yo no justifico a ninguno como ser humano, pero bueno, las ciencias sociales están para decir estupideces en un marco institucional.

Saludos.

Anónimo dijo...

por que no terminan de sobrevivir tus poemas...se han ido?
te has ido tu de ellos?
o es culpa de la inspiraciòn?

RomRod dijo...

siempre me pareció algo imposible de tragar eso del gendarme necesario.

Y Lisa, no te preocupes, en esa página hay varias décadas de poemas. Poco a poco van saliendo ;-)

La Hija de Zeus dijo...

Murió y no pagó.

Supongo que todos tienen sus razones y motivaciones, pero es dificil entender a quienes le defienden.
Espero que tu viaje haya sido provechoso y muy agradable.
un abrazo

slave dijo...

He leido a mucha gente hablando de lo malo que fue Allende para Chile y tratando de poner a Pinochet como un lider, una cosa no justifica a la otra, si Allende fue una sabandija comunista eso ya es historia, incluso historia acabada, las que no se acaban son las heridas dejadas en la gente comun por el terror militarista de la epoca Pinochet, nada puede justificar a la tortura, muerte y desaparicion de seres humanos, el pensamiento no nos puede hacer victimas del terror, Allende fue un ensayo de comunista, pero Pinochet fue un asesino consumado, he alli la diferencia....

curioso dijo...

hola pase por aqui para recomendarte este articulo sobre pinochet.

http://alemaniasociedad.blogspot.com/2006/12/simplemente-augusto-pinochet-ugarte.html

leelo y te invito a que lo compartas

RomRod dijo...

amigo curioso, el debate sobre lo que ocurrió en Chile durante el golpe y la dictadura, que si fue buena, que si fue mala, es un debate entre chilenos y yo lo respeto. Ahora, los muertos si son cosas de la raza humana, nos atañe a todos. Siempre tendemos a justificar muertos, los muertos buenos para justificar acciones políticas que nos gustan, los malos por acciones que no nos gustan. Y en eso hemos estado desde que el mundo es mundo. Una locura. Y siguen los muertos.

Lorenzo Albano F. dijo...

Es para eso que sirven los principios.

Para no andar por ahi justificando crimenes porque parece que llevan adelante algun proyecto que gusta. "Fidel si puede y Pinochet no, o Pinochet si puede y Fidel no". Fueron autocratas, violaron los derechos de sus semejantes, cometieron crimenes, basta.

Para eso sirve la etica.

Para darle a todos (y por acuerdo comun) el tratamiento que quisiera uno para si. "Eran Ratas Comunistas, eran Gusanos". Eran seres humanos perseguidos, arruinados y asesinados, basta.

Porque soy liberal? Porque dicen precisamente eso. No hay justificacion para la coercion y la violencia. basta.