martes, octubre 09, 2007

Ché



La foto es de finales de 1988. La revolución estaba por cumplir treinta años y la imagen del Ché inmortalizada por Korda dominaba la famosa plaza. Yo aprovechaba ese diciembre para hacer turismo y conocer la isla en compañía de unos amigos. Eran tiempos de mucho menos kilos y mucho menos responsabilidades.

Hoy todos recordamos la muerte de Ernesto Guevara en la selva boliviana. Recordamos a ese hombre amado y odiado. Al revolucionario eterno. Al que dio su vida por lo que pensaba era correcto.

Yo en lo particular siempre discrepé de las teorías de Guevara, y muchos otros, de la violencia revolucionaria. Siempre he preferido revoluciones a lo Gandhi, a lo Martin Luther King. Pero también siempre he reconocido un par de cosas importantes. La primera es que su lucha fue una lucha por los más desposeídos, los explotados y marginados de este mundo. Y esa lucha no siempre viene acompañada de la fuerza y la contundencia de los argumentos de Gandhi y el Dr. King. Puede venir acompañada de feroces batallas y derramamientos de sangre. Puede venir con la mortal y poderosa reacción de los privilegiados de este mundo que a punta de oprimir a los demás quieren conservar sus prebendas. De ahí que en ocasiones el Ché tuvo que ser implacable para conseguir lo que en su opinión eran sus objetivos revolucionarios. Y la segunda es que actuó convencido de lo que hacía y con gran desprendimiento, como solamente los grandes hombres de la historia lo han hecho.

Muchos revolucionarios obraron de manera similar y no son tan duramente juzgados. Tal vez es el tiempo el que nos llena de niebla los fusilados de muchas otras revoluciones. Pero el hecho es que la decidida entrega de Guevara fue un factor en la victoria de la revolución y nadie niega eso. Y esa entrega vino con la convicción de que se estaba actuando correctamente, se estaba exterminando un sistema político y económico increíblemente injusto que había mantenido a la gran parte de la población sometido al marginamiento social y político.

Tengo amigos con familiares muertos en la revolución cubana. Uno incluso cuyo abuelo fue fusilado, tal vez por ordenes del Ché, no lo se a ciencia cierta. También conozco gente que conoció de primera mano sus andanzas en Cuba y Bolivia y compartió sus sueños. Quizás esos muertos fueron víctimas del momento de la historia, como lo fueron los muertos de Bolívar, o de otros tantos revolucionarios a los cuales no les quedó más remedio que pelear a muerte. Nunca supe si el Ché estaba al tanto de que su derrota y captura aquel Octubre de hace cuarenta años fue producto de una lucha que no podía ganarse en esos términos, en ese momento de la historia. Pero lo que si estoy seguro es que él no tenía otra opción. Para creer en un sueño e intentar vivirlo hay que luchar por él. Aún a costa de la propia vida.

La Cuba de fines de 1988 era una nación de gente que vivía bajo la influencia de lo que el Ché pudo hacer como parte de los revolucionarios de la Sierra Maestra. Para bien o para mal, eso es un hecho. Y muchos de los cubanos que he conocido hoy día no fueran lo que son sin la revolución.

Y muchos de los sueños latinoamericanos, mucho de la esperanza por acabar con las terribles desigualdades, la opresión y el abuso de unos pocos poderosos, son los sueños heredados de personas como el Ché Guevara. Aun cuando todavía haya mucho camino por recorrer y la violencia revolucionaria guevarista puede que no nos guste a muchos.

20 comentarios:

Lycette Scott dijo...

Para mí el Ché es una de las grandes figuras de la historia, estaba predestinado a ser lo que fue, la historia de cómo se sensibilizó con todo lo que vió en su viaje por América Latina es única. Quizás siempre quedará como un ícono de la justicia, yo prefiero verlo de buena manera, aunque si hubiese vivido tanto como Fidel, la historia sería distinta...pero es algo que nunca sabremos

Larry dijo...

Voy a llorar. Leyendo acá entiendo que morir por lo que uno cree justifica matar a sangre fría a cientos, quizás miles de inocentes. Mientras uno crea y tenga ideales la cosa se justifica. Epa, RomRod, yo también tengo ideales, qué tal si me voy al campo y asesino a 1897 campesinos en nombre de la revolución. Seguro cuarenta años después alguien dirá que no me quedó ninguna salida y que esos son los muertos del momento histórico, no los míos.

El relativismo moral es el que va a matar a los venezolanos, no Chávez.

Jen El dijo...

¿Que puedo decirte? yo también era izquierdoso (simpatizante del MAS) en los 80.

A veces la violencia se desata y tienes que elegir partido pues las posturas tipo Gandi o King solo son eficaces dentro de una nación donde exista algún tipo de estado de derecho que frene las balas dirigidas a la disidencia. Ahi tomamos nota del fracaso rotundo de los estudiantes Chinos en Tianmen o de los manifestantes de hoy en Mianmar.

El Che es un tipo entregado a su causa pero profundamente equivocado y por eso fracasado. Sus muertos no beneficiaron a nadie y ciertamente a él tampoco.

Vicente dijo...

Es muy fácil ignorar las relaciones de fuerza y de poder que empujan a la gente a luchar por su libertad, Larry. No se trata simplemente de alzarse con un “ideal” y proceder a masacrar a la gente. Se trata de entender que, cuando el poder está entronizado de la manera en la que lo estaba cuando Batista, la única vía posible de cambiar eso era a través de la guerrilla.
Eso por supuesto que no justifica masacres ni fusilamientos, que veo es lo que te obsede en la figura del Ché, siguiendo la entrada de tu blog. Lo que se subraya “chez” el Ché es su capacidad a poner a los demás antes que él mismo, algo imposible de entender desde la teoría del egoísmo liberal.
Sólo quisiera acotar a tu entrada, Rom, que creo que el Ché, a pesar de haber luchado por un camino alternativo, no encontró la solución. La teoría de la “guerra de guerrillas” no funciona –tanto, que así le fue en Bolivia-, y entre él y el periodista francés Regis Debray dictaminaron que la guerrilla urbana era imposible, lo cual a todas luces es errado, viendo la historia del cono sur y lo que duró la guerrilla de los Tupas, por mencionar una.
En fin, el Ché representaba la esperanza de que el mundo pudiera ser menos mierda, de que había algo por lo cual luchar. Estamos de acuerdo en que su forma no fue la correcta. Pero ahora nos encontramos en un mundo sin ideales, individualista, donde la gente sólo quiere consumir a todo galope y siente que el mundo es horroroso pero qué le vamos a hacer.
Tristes tiempos, para un Ché relegado a basura comercial, franelas de rave partys y gente que cree que para ser “revolucionario” hay que vestirse de cierta manera.
Saludos, increíble que logres escribir un post tan comedido con un tema tan candente.

Eugenia dijo...

bueno todo depende de el ojo con el ke se mire... y yo creo ke el fin justifike los medios... hay cosas y dones ke papaDios nos dio para USARLOS, como el entendimiento y el habla... pos... el nu lo conocia.. hay mucha mas historia, ke esa breve... y pos... creo en la lucha pacifica, y en acuerdo mutuo... ademas este planeta es muy grande, y toy segura de ke todos cabemos en el... saluditos!!

RomRod dijo...

Gracias Vicente por tu acotación. Lo que destaco, tal como lo dices, es que el Ché exhibió una entrega muy rara en estos tiempos de egoísmo liberal. No justifico las muertes. Pero si decimos que masacró gente con los fusilamientos lo mismo tendremos que decir de gente como Bolívar. Tal como dices la lucha no podía ganarse en esos términos, la guerrilla fue vencida no solamente por las derrotas militares como las del Ché, también fueron vencidas por las derrotas politicas y sociales en muchos otros terrenos.

Larry, no se trata de justificar las muertes, se trata de entender el momento histórico. Muchos procesos históricos como las revoluciones y otras tantas calamidades políticas que han azotado nuestros países han producido muertos. Dependiendo del bando las han calificado de muertes de guerra o de masacres y crímenes de lesa humanidad. Uno pudiera haber preferido que los revolucionarios caraqueños de 1810 nunca se hubieran alzado contra el Rey, o más bien contra José Bonaparte que era el que mandaba en España en esos tiempos. Ese alzamiento produjo miles de muertos y la destrucción casi total de la economía venezolana, y ni hablar de los fusilamientos de lado y lado. Bolívar mismo mandó a fusilar a los presos españoles de Puerto Cabello, al parecer fueron cientos, y no por ello la gente habla de él como el asesino de Puerto Cabello. Por más pacifista que uno sea uno tiene que comprender que hay veces en que no queda más remedio que caerse a tiros o fusilar miserables. Y como vives en Alemania pregúntale a cualquiera sobre los muertos de la segunda guerra, algunos lo justificarán, otros no, pero lo cierto es que los hubo y de a millones, y esos muertos los heredó la Europa de hoy donde vives.

Iria Puyosa dijo...

La nota que no escribí pero a la cual podría ponerle la firma. Se puede admirar la lucha del Ché sin ponerle calcomanías de mercancía pop al carro. Se puede estar consciente de que las ideas económicas del Ché al frente del Banco Nacional de Cuba eran receta para el desastre. Se puede cuestionar la guerrilla foquista y se puede (y se debe) denunciar la traición del Partido Comunista Boliviano (siguiendo ordenes de Moscú y con la inacción cómplice de Castro) que entregaron al hombre para que naciera el mito. Se pueden condenar los fusilamientos que ordenó el comandante Guevara. Y tratar de mantener viva la idea hermosa de que podemos ser hombres nuevos (y mujeres también para que no chillen los sexistas).

luis dijo...

rom. Cuando tu o alguien mas habla contra el egoismo de la sociedad estas hablando contra la teoria de la evolucion, ya que lo que esta en el fondo de esa teoria es el egoismo.. tu relacion de parentesco con tus hijos es en promedio un 50% de los genes con tus abuelos o primos es de 25%. si tu abuelo esta pasando hambre y tu hijo tambien ¿a quien le darias el ultimo pedazo de pan? y si tienes que quitarsela a otro apra alimentar a tu hijo lo harias, sin importarte que el otro pueda morir de hambre. Ya que estas pensando en preservar tu acervo genico. y no eres tu el unico, todos los seres vivos actuan de la misma manera. TODOS. incluso las plantas y las bacterias. el egoismo es bueno ya que de ahi es que sale la evolucion.
el conjunto, el grupo al que ayudamos lo hacemos por meras razones egoistas. sobre esa discusion ya se ha hablado mucho, en los años 80 y 90 quedo claro cual era el papel del altruismo, que es un egoismo sublimado. ese altruismo que nos quieren vender es simplemente una creacion cultural de esta civilizacion, que tiene muy poco que ver con la realidad de la vida.
El sistema liberal que llamas egoista es el que mas se acerca a la idea de la evolucion, y por esa razon es estable. aquellos sistemas sinteticos colectivistas fracasan debido a que el hombre no esta hecho para vivir en ellos.
Yo me burlo de eso en un post que publique ayer sobre el semen comunitario.

El che hasta en sus mismas convicciones se traiciono, cuando lo agarraron cobardemente dijo 2 no me maten soy el che. Valgo mas vivo que muerto" esa es su traicion, a el no le importaba mandar a matar, pero temia su propia muerte, no le importo la muerte de sus compañeros como la propia. el mismo egoismo.
Puede que pensar en la comunidad sea bonito, incluso bien visto, pero es falso que los hombres, como seres vivos seamos de esa manera.
entonces ¿estas convencido de la evolucion darwiniana o no?

RomRod dijo...

Luis, Vicente mencionó el egoísmo liberal y yo seguí utilizando su término, pero tal vez debí decir individualismo liberal para que no sonara de manera peyorativa. También al igual que tu estoy convencido de que el altruismo es algo bonito pero no existe en la naturaleza, es una fabricación humana, artificial pues, pero de ninguna manera algo malo. Siempre he sostenido que un mejor sistema es aprovecharse del egoísmo natural de la gente para mejorar la calidad de vida de todos, es como planificar con lo que uno realmente cuenta, es decir un montón de individuos naturalmente egoístas (individualistas) y no con algo ideal e inexistente como el nuevo hombre socialista. Es bueno crear conciencia social pero también es bueno crear conciencia de los derechos individuales.

No conocía esa anécdota que cuentas sobre el Ché en sus últimos momentos, lo único que me dice es que el Ché era un hombre consciente de la vida y tal vez fue su último recurso ante el fusilamiento inminente. El individuo que se sabe arma de un colectivo apelando para sobrevivir. Era desprendido no pendejo.

El Fantasma de Canterville dijo...

Yo no estoy seguro de que el "Che" pusiera a los demás antes que a él mismo. De hecho la vida del prójimo le importaba bastante menos que SUS ideales.

No creo que una ideología que haya que imponer a punta de pistola valga realmente la pena.

RomRod dijo...

Batista no creo que se mantuviera en el poder repartiendo florecitas. Era a punta de pistola y tortura. Pero comparto algo lo que dices amigo Fantasma, las luchas no violentas enaltecen el espíritu humano, no obstante se requieren una serie de condiciones para que se den que lamentablemente no siempre son posibles.

Larry dijo...

«Lo que se subraya “chez” el Ché es su capacidad a poner a los demás antes que él mismo»

Jajajá, esta es una de las más inocentes o maliciosas afirmaciones que he leído esta semana. Sí, ponía a los demás antes que él mismo, en el paredón de fusilamiento.

Lo que yo veo es una falla grave en distinguir palabras de hechos. El discurso del Ché supuestamente es muy altruista, per sus acciones son más egoístas, si a ver vamos, que cualquier cosa que yo pueda postular como liberal. Por ejemplo, una de sus primeras actuaciones al entrar triunfante a La Habana fue desalojar una opulenta mansión (de la cual, desde luego él no era dueño) e instalarse él mismo a vivir allí. Pero mientras el tipo siguiera vomitando retórica izquierdista eso es justificable. La gente como que lo que come es retórica y por eso vamos camino a donde vamos.

Y no creo ignorar las "relaciones de poder" que prevalecían en Cuba en la época. Pero el hecho que los tipos hayan tenido un dictador por N años no implica que me voy a convertir en asesino de inocentes.

RomRod, una de las cosas en las que yo creo es que los estándares morales y éticos son universales, si no no son nada. en ese tono, por ejemplo, el decreto de guerra muerte, es una de las piezas más atroces de colectivismo perpetradas en Venezuela. Si a Bolívar hay que condenarlo por eso, pues hagámoslo. Que yo sepa, todavía no lo hemos declarado santo y beatificado.

Yo no estoy hablando de pacifismo, estoy hablando de juzgar los hechos históricos no por las palabras pronunciadas, sino por los hechos perpetrados aplicando el mismo estándar para todo el mundo.

Si Larry Nieves se quiere alzar y armar una revolución para implantar la utopía anarcocapitalista en la Tierra, pero en el proceso asesina intencional e irresponsablemente a centenas o millares de inocentes y después que toma el poder lo que monta es una tiranía, entonces sería completamente erróneo decir 40 años después que el tipo por lo menos murió luchando por sus ideales y que era un liberal a carta cabal porque todos los días daba un discurso de liberalismo, mientras por el otro lado firmaba órdenes de fusilamiento contra sus enemigos, cuyo único delito era no pensar como él.

Ese es mi punto.

RomRod dijo...

El detalle es que mucha gente no comparte lo que dices de que el Ché matara a miles de inocentes y que instaurara una tiranía después que se montó en el poder, como supongo que insinúas con tu último párrafo. Podrás echar carpetas y carpetas de evidencias de las atrocidades cometidas por la revolución cubana y los que la apoyan te echaran carpetas y carpetas de evidencias que justifican sus acciones... y lo que terminamos es con un montón de carpetas y sin llegar a ningún lado.

El juicio al Ché, o la aproximación a esta figura histórica debe verse en función a no solamente los hechos que nos conviene ver, debemos ver al hombre en toda su acción, y como fue evolucionando con el tiempo. Debemos ver sus aciertos y sus errores y valorarlo sin fanatismo. Igual como muchos hacemos con Bolívar. Supongo que leíste la reseña biográfica que una vez hizo Marx de él.

Las guerras lamentablemente cubren gran parte de la historia humana, por no decir toda. Y no hay nadie que no tenga su rabo de paja. Ni siquiera tu y yo que con llenar nuestro tanque de gasolina o comprar un juguete mattel somos cómplices de un montón de injusticias cometidas en montones de lugares del planeta en nombre del progreso y el dinero.

Y siempre habrá figuras históricas que despertarán todo tipo de pasiones, como el Ché, como Fidel, como el mismo Chávez. Ni modo.

Vicente dijo...

Luis, el uso del término « egoismo » no lo inventé yo (ni Rom), y no es para nada peyorativo. Encontrarás en el Liberal venezolano suficiente información al respecto y si no, pregúntale a Larry que maneja el tema mejor que yo. No puedo decir que me extraña muchísimo de alguien como tú, que parece echarle flores al “egoísmo liberal” (según tú “darwinista”, ¿acaso no has escuchado de las polémicas en la teoría de la evolución, viejo?; y “el mejor sistema), que ignores la obra de Ayn Rand, “The virutes of egoism”, donde se aclara por qué para ella no es un término peyorativo y totalmente legítimo.
Lo otro es que por favor dejen de joder (se los digo de plano) y por lo menos se informen un poco más antes de escribir. Es bien sabido cómo atraparon al Ché: porque se le encasquetó la metralleta. La cita la tienes mal, es: “dispare, que usted va a matar a un hombre”. Lo demás es palangrismo de derecha digno de Zoe Valdés.
Al final la polémica se resume como sigue: Acusar al Ché (y a Bolívar, Arnulfo Romero y Sandino, ya que estamos) de ser bestias que querían cambiar el curso de las cosas a martillazos. ¿Cuál es la otra opción? ¿Jugar a la democracia en la Nicaragua Somozista o la Cuba Batista? Sería más íntegro pero vaya qué es ser iluso y hasta ignorante de cómo pasan las cosas. Dos citas de Sartre: “Los pulcros tienen las manos limpias, pero los pulcros no tienen manos”, que es lo que se puede decir de la gente que acepta las cosas como son (o les conviene el orden actual o son ignorantes o soñadores –si ven otra opción me avisan). Y la mejor, donde Sartre, que no era ningún pelele, nombró al Ché el ser humano perfecto.

Waiting for Godot dijo...

Excelente. Besos.

El Fantasma de Canterville dijo...

Señores, háganse una pregunta: ¿de verdad vale la pena tratar de imponer el surgimiento de un "hombre nuevo", libre de egoísmo, a punta de pistola? Eso es tan absurdo como la supuesta evangelización de los indígenas que hicieron los españoles durante la conquista de América. Por imponer les impusieron un credo y un Dios, pero obviamente eso no cambió creencias que todavía están vivas apenas semiocultas por el sincretismo dominante. Entiéndase pues que cambios así de profundos no se logran a garrotazos. No hablo de moral ni de condiciones, estoy siendo pragmático: los "cambios" logrados de ese modo no pasarán de ser mero maquillaje. Por dentro quedará el viejo hombre viejo igual de mezquino y que siempre, esperando el momento propicio para manifestarse como és.

¿Y qué clase de argumento es ese de que "Sartre dijo esto o lo otro"? ¿A qué viene esa insólita apelación a la auctoritas a estas alturas del partido? Igual Aristóteles no era ningún pelele pero dijo unas cuantas barbaridades que nadie puede afirmar hoy seriamente.

Vicente dijo...

¿Quién dijo que se impuso algo en la revolución cubana a punta de pistola? Si cuando se bajaron del Granma quedaban sólo 11 rebeldes y 2 fusiles, es como difícil mantener el argumento de que 11 tíos con 40 balas le “impusieron” algo al pueblo cubano. Son argumentos como ése los que tapan el sol con un dedo, los que quieren decir que todo andaba “bien” y fueron cuatro carajos los que lo echaron todo a perder. A todas luces no fue así. Si la gente se aglutinó en torno a los guerrilleros no fue ni por coerción ni por engaño. Eso es lo que la derecha nunca ha querido reconocer: Que a veces la gente se identifica y cree en algo concreto más allá de la mano invisible. Pero es obvio, si creemos que todo estaba “bien” con Batista, es imposible entender por qué la gente se reunió en torno a los guerrilleros; seguramente fue que los “obligaron” a “punta de pistola”.

El Fantasma de Canterville dijo...

Claro, claro, tienes razón pero tienes poca, y la poca que tienes no es suficiente.

Todo el mundo tenía ganas de desalojar a Batista del gobierno y por eso la de los barbudos fue una lucha realmente popular, con un apoyo grandísimo de toda Latinoamérica e incluso de la prensa y el pueblo norteamericanos.

Después viene un segundo momento, que es cuando los barbudos con Fidel a la cabeza deciden que hay que cambiar todo el modelo socio-político-económico de Cuba. Se suponía (se supone) que el fin último de la revolución socialista es crear las condiciones para que un día lleguemos a una sociedad sin clases, con un hombre nuevo libre de egoísmo y lleno de solidaridad y amor por el prójimo.

Pero como decimos en criollo: ahí es cuando tuerce la puerca el rabo. En ese momento es cuando hay imposición unilateral de una visión política y social que el otro sector encuentra inaceptable. En Cuba ganaron los barbudos por la situación tan particular pero en otros sitios como en Chile la fractura social fue tan grande que generó un Pinochet (con un empujonsote de la CIA).

La solidaridad no se decreta ni se impone, se construye.

Saludos a todos.

Vicente dijo...

Estamos de acuerdo, Fantasma. Soy de los que cree que la revolución cubana no puede ser entendida sino por períodos e innegablemente, en el primer período, el apoyo era completo y a nadie le impusieron nada.
Creo -ya más en el terreno de las elucubraciones-, que el Ché se separó de Fidel justamente porque no compartía muchas de las cosas que Fidel estaba planteando, entre ellas el culto a su propia persona. Pero ése es otro tema. Creo que se asocia malamente el Ché con la Cuba contemporánea, como si fuera culpa de él el que los cubanos no puedan entrar al Hotel Nacional o comprar celulares. Es la idea original y la lucha del Ché lo que se reivindica, no las horrorosas consecuencias actuales de la gestión fidelista en Cuba.
Saludos a todos.

M4r14n0 dijo...

Yo sencilla y humildemente acoto esto, para el fantasma de canterville y todos los que se encuentren alineados con su concepción de la humanidad:
el hombre no nació egoísta ni está perdido ni necesita del egoísmo para progresar.
La política se combate con política y la violencia se combate con violencia . No le busques más teorías.
Y dejen de argumentar disparates, como lo de la evangelización aborígen. No sean envidiosos. Ernesto fue un hombre que pensaba con el corazón.