miércoles, junio 11, 2008

La revolución que queremos



Fruto Vivas es mi tío. Y siempre su pensamiento y su obra ha estado presente en mí y creo que ha moldeado mi manera de ver al mundo de una forma determinante. El domingo pasado Ultimas Noticias publicó una entrevista donde Fruto habla de sus inquietudes y dudas sobre este proceso revolucionario. Ese periódico no publica libremente su contenido en la Internet así que les dejo el enlace a Aporrea donde pueden leer lo que dijo Fruto.

Hay cosas que rescato de lo que dice. La principal es que siento que muchos en esta tierra de verdad queremos un cambio radical en nuestro país que nos lleve a la prosperidad como pueblo y que hay muchas señales que ponen en riesgo el llamado "proceso" por los ya obscenos casos de corrupción que se ven por todos lados al mejor estilo cuartorrepublicano, o peor. Criticar es una necesidad. Autocrítica, revisión profunda y sincera. Y acciones cónsonas con lo que se predica.

Al igual que Fruto también creo que el legado más importante de este gobierno al país es la creación de un novedosa estructura de poder popular llamada Consejos Comunales. Claro, siempre que mantengamos la independencia de estos consejos de los hilos manejados desde algún centro de poder en Caracas. El pueblo no puede ser títere de nadie.

Y también Fruto dice, al igual que lo he dicho yo montones de veces: "Siento que lo que hay es una gigantesca verborrea revolucionaria amparada por una gigantesca propaganda de revolución socialista". Tengo años diciendo que hay militares por todos lados, años diciendo algo como lo que dice Fruto: "No me molestaré jamás con la presencia de Chávez como Presidente, siempre que sea el Chávez que queremos. El que hemos tenido y no el que quiere autoproclamarse y se va convirtiendo en un megalómano que no consulta, que no discute, que no comparte". Y esto dicho por Fruto que es amigo del proceso y no un enemigo empeñado en el saboteo como hay muchos.

¿Cómo se hace para romper el gigantesco círculo vicioso de corrupción y militarismo alimentado por la millonada proveniente del petróleo?

La foto es de Germán Lugo.

6 comentarios:

Juliana dijo...

Fruto merece el más grande de mis respetos. De hecho, escaneé las dos entrevistas que aparecieron el fin de semanas y sus palabras deberían ser motivo de reflexión para muchos. Nadie mencionó sus ochenta años, nadie, aparte de la familia, hizo algún gesto y el Nacional lo coloca en una separata de construcción. Bueno, pero algo es algo, se supone que debemos decir.
En todo caso,mi comentario es para agradecerte que lo hayas mencionado )por supuesto, tienes el honor de ser su sobrino). Releo sus palabras y sé la tristeza con que lo dice (es como si lo escuchara): "Antes decía no sé lo que va a pasar, pero me gusta lo que está pasando, y hoy digo no me gusta lo que está pasando y me preocupa lo que va a pasar; siento un alto grado de preocupación por el destino político de mi país. Me ha tocado conocer de cerca los altísimos casos de corrupción de los altos jerarcas, y a todos los niveles lo único que hay es: ¿cuánto hay pa’eso? Siento, amargamente, que nada ha cambiado."
Para alguien como Fruto que se ha entregado a este país de la manera en que lo ha hecho es injusto, muy injusto, con su pensamiento, con su trabajo, con su vida. Y mejor no sigo porque me da arrechera y prefiero seguir soñando al lado suyo, bebiendo de lo que generosamente nos da en cada conversación.
Un abrazo,

RomRod dijo...

Afortunadamente Juliana, Fruto ha sido toda su vida un maestro. Y hemos sido miles sus alumnos. La semilla ha sido sembrada por Fruto así que confío en que el día de los árboles fuertes y rectos llegará.

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

El tema es profundo como polémico.
Por mi parte espero que pronto salgan los frutos de Fruto.

Todo lo mejor para ti.

PS: La UEFA me va a matar. El aeropuerto está de locos y aún faltan más días.

unocontodo dijo...

Recuperó mis respetos... (no los había perdido, los había congelado)..

Kira dijo...

Fruto Vivas como artista y humanista ha mantenido la autocrítica y la duda. Los verdaderos intelectuales y artistas mantienen la duda, cuestionan, aportan. Son la consciencia de las sociedades y eso es al final lo que las salva.


La verdad es que nunca quise una revolución... y sigo sin quererla en el sentido acostumbrado del término... porque la palabra está muy manida, muy gastada y porque para mi familia revolución significó exilio, muerte, pérdida... No tiene ninguna connotación positiva para mí. Yo prefería pensar en un cambio, pero de mentalidad donde valores básicos como la honestidad y el valor del trabajo se repotenciaran y aposentaran en el poder sin tanta verborrea ideológica de por medio... Es quizás el único cambio que me gustaría ver porque impactaría todo lo demás que nos aqueja... Desde el principio me pareció que el discurso que traía esta revolución estaba vacío de significado. Sencillamente por provenir de un militar con todo lo que ello implica.
No he conocido a nadie que haya vivido una revolución que no tenga un cuento amargo, si no trágico.
De alguna manera esta nos ha traído amargura. Espero que no lleguemos a la tragedia.

RomRod dijo...

esa precisamente es la revolución que muchos queremos. Cambiar las cosas sin tener que estar contando tragedias después.