martes, febrero 17, 2009

Tiempos de análisis

Ayer fue un día tranquilo. Parecía domingo. La gente después del referendo decidió tomarse el día. Algunos todavía celebraban alegremente, hasta muy tarde todavía vi caravanas de felices partidarios de la revolución que cantaban y expresaban su emoción.

Los medios, tanto audiovisuales como escritos, incluyendo la Internet, se llenó de análisis diversos y de perspectivas individuales. Creo que nos va a tomar un tiempo a todos analizar lo que ocurrió y sopesar los distintos escenarios que se vislumbran. Yo no soy de los que cree en apocalipsis. No creo. Tanto la gente que apoya al proceso revolucionario chavista como la gente que se le opone están empezando a darse cuenta que los otros existen, que están y estarán allí, y que es necesario entender las posiciones.

Como dije anteriormente, hay que construir un nuevo discurso político basado en lo que las grandes masas tenemos en común. Hasta ahora Chávez tiene uno que le es apreciado por la mayoría. Pero la división está allí. Bueno sería trabajar por echarla abajo.

2 comentarios:

Sara dijo...

La vía de reducir esa linea divisoria,me interesa desde hace años,luego del 15-F convertida en necesidad imperante.Creo que nosotros los que no somos dirigentes políticos(mi caso,nisiquiera milito en unpartido)tú y tu trabajo en función de lo que pasa en el cielo,en el cosmos,en nosotros,tú y la poesía,lo que te invade, en donde te esparces,tu foro,tus análisis,lo que te preguntas,lo que te decimos...debemos echar mano de nuestros pequeños o grandes espacios.
Muchos comentarios que he visto aquí,no parecieran estar orientados en la misma dirección de lo que has planteado,no porque sean posiciones "enfrentadas" a tu argumento,sino porque no logran salir del circulo vicioso de decir lo que hicieron el 15f y descalificar,incluso usando términos groseros,pienso en lo que dijo Chávez(inmediatamente después del boletín del CNE,con un balcón del pueblo repleto de seguidores,casi ni sabían,pues,lo que iba a pasar)que estaba dispuesto a tender puentes para el diálogo,pero no le nombren al alcalde mayor de la ciudad de Caracas porque "es un ser insignificante" Vaya disposición.

RomRod dijo...

así es Sara, la idea es pensar más allá del discurso que nos imponen. Saludos!