domingo, junio 05, 2005

Los rumores



Estos tiempos que corren acá en Venezuela son revolucionarios en todo sentido. Una de las cosas que más me impresionan son ese fenómeno de los rumores. Esos comentarios que viajan de celular en celular, de email en email, y que se van torciendo con cada persona que lo recibe y que decide hacer de relevo. Desde aquel agitado año de 1992 cuando los rumores tristemente se hicieron realidad hasta lo que pasó en el 2002 y en el 2003 cuando casi ningún rumor se materializó, nuestra vida diaria ha estado llena de estos comentarios fantásticos ahora multiplicados por la tecnología. ¿Cuántas veces nos dijeron "compra comida que este fin de semana viene algo"? Y uno de bolsa iba al supermercado y se atiborraba de latas de sardinas y leche en polvo. Que absurdo. A veces me preguntaba si eso no era una estrategia del dueño del supermercado.

Pero, ¿a qué viene el comentario?

El comentario viene por lo que sucedió el pasado fin de semana cuando nuestro flamante presidente decidió, según la versión oficial, echarse una escapadita. El fin de semana cuando los chavistas estuvieron al borde de un ataque de nervios, parafraseando a Almodovar y al periodista Villegas.

Inicialmente me llegaron dos rumores. El primero que al presidente lo habían intentado matar y que la persona que lo intentó matar murió en el intento de magnicidio. El segundo rumor era que al presidente le estaban haciendo algún tratamiento médico, siquiátrico para más señas. Por supuesto que ambos rumores suenan bastante inverosímiles. A medida que la semana transcurrió ambos rumores tendieron a disiparse al comprobarse que el presidente no solamente estaba bien sino que seguía como si nada en su agenda. A mi me pareció caso cerrado. Rumores de gente histérica, pensé.

Pero ayer me siguieron insistiendo con el rumor del intento del magnicidio. Esta vez con detalles. Que si había sido un guardaespaldas cubano, que si le pego dos tiros en el chaleco antibalas, que si el guardaespaldas está muerto, que la esposa del guardaespaldas está involucrada. Todo un drama pasional presidencial. Y yo asombrado me pregunto. ¿De dónde salen estos cuentos? ¿Hay algo de verdad en esto? ¿Con qué fines los hacen circular? En el supuesto de que haya algo de verdad ¿no es muy dificil tapar algo así? ¿o si es fácil considerando el poder presidencial?

Pues aquí seguiré esperando el próximo rumor. Espero que esta vez sea de extraterrestres que me parece un tema más emocionante.

11 comentarios:

unocontodo dijo...

Me dijo un Sr. Cubano en mi oficina... que allá... esa política del "rumor" era efectiva.... me comentó que en "pueblos rurales" entrenaban a "gallinas y cerdos" para que al escuchar una "campana" entraran todos a una "guarida",(asegurando cierto alimento) ya que eso de : "ahí vienen los gringos!" era constante...

Tesne dijo...

yo de pana que no les paro a esos rumores.

Caribbean Girl dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Caribbean Girl dijo...

Para los venezolanos lo unico que han logrado con esos rumores es que la verdad pierda su significado. Seres incledulos, apáticos e indolentes de lo que pasa a nuestro alrededor.

Gabriel dijo...

Discúlpame RomRod estás “mal rumorado”. Fue un Teniente, amigo de una de las muchachas de la Plaza Altamira, que fue asesinada. El oficial fue recibido en audiencia por el Presidente y en un momento de la conversación sacó una pistola sigilosamente por debajo de la mesa y le realizó tres disparos. Uno pegó en el chalecos antibalas, otro se incrustó en el escritorio y un tercero le penetró por un costado y le fracturó dos costillas. Inmediatamente el guardaespaldas cubano le asestó dos tiros en la cabeza al Teniente matándolo en el acto. El Presidente se enconchó y Fidel lo llamó y le armó un pe..... y le dijo que diera la cara. Lo “parapetiaron” y lo sacaron a la luz pública ..... y siguen otras cosas mas de este inverosímil e-mail que me llegó a mi buzón. Acá coincido contigo, a quien se le ocurre semejante historia y que persiguen. Lo que también he escuchado mucho es que a muchas personas cuando nombran al innombrable sienten en la boca un sabor como a excremento, pero eso sí tiene un basamento científico ...... averígualo en mi blog

huguito dijo...

nunca he sido partidiario del rumor, se den o no se den son motivos de algun extraño humor en mi.. no veo el porque de la gente desesperada por comprar articulos en los super mercados o andar llevando la pelotica para todos lados..

nadie le ve la consecuencia de permitir rodar informacion sin bases a la gente

RomRod dijo...

a mi como que no me llegó ese email, me lo dijeron por teléfono, pero como ves son cosas inverosímiles. Lo que impresiona es que ruedan y ruedan y la gente llega un momento en que las cree fielmente y ya la verdad no importa. Igualito que los ovnis pues.

topocho dijo...

¿Qué sería lo inverosímil del tratamiento siquiátrico?

RomRod dijo...

jajaja lo inverosímil de eso está en el artículo 147 del reformado código penal... o sea que es inverosímil por aquello de porsia...

Klaus Meyer dijo...

Pues hay que averiguar quien echó a rodar el rumor, porque no es la primera vez que el presidente deja de asistir a una marcha convocada por él mismo o su partido. Es decir, no era ninguna novedad su ausencia, lo novedoso fue que se tejieran tantos rumores y que los chavistas fuesen al palacio a "rescatarlo". Por otro lado si el rumor fue tan fuerte se debió a la falta de una explicación oficial del mismo presidente que, no sólo faltó al mitín del sábado sino que suspendió su teletón dominical por una excusa bien balurda. Así que si los rumores no los inició el gobierno los magnificó con su irresponsabilidad.

Anónimo dijo...

El rumor es viejo en el mundo como arma de guerra y como arma de dominio politico. Esto es, producir un efecto en las actitudes de la gente, si no creencias, haciendo circular afirmaciones que no se pueden confirmar. Es una forma de manipulacion que solo se puede contrastar NO CREYENDO EN NADA QUE NO SE PUEDA CONFIRMAR.

En cuanto a los rumores de intento de asesinato de Chavez. Cuando no, un gobierno de animo totalitario, cuyas noticias y declaraciones "oficiales" no se creen, hace circular voces para distraer y para despertar simpatia. Cada vez que habla un Estado de esta naturaleza, recordemos el chiste de Pepito (Jaimito, entre los cubanos):

Fidel: Pepito, al fin que te conozco. Tu eres famoso por tus cuentos...

Pepito: Comandante, yo soy el de los chistes. El de los cuentos es Ud.