viernes, junio 24, 2005

Memoria

Si la memoria de la mayoría de las personas es tan mala como la mía creo que nadie contrataría a alguien por la "experiencia" que dice que tiene. Pues para nada serviría esa experiencia con lo mala que es la retentiva humana.

Mi memoria puede ser muy buena para datos e informaciones totalmente inútiles, pero malísima para nombres de personas o caras. Tengo que andar libreta en mano y siguiendo una rigurosa rutina para evitar olvidos como dónde pongo las llaves, o el celular. Todavía no sé cómo hacer para no bajar algún mp3 o algún software de Internet dos veces, siempre me pasa... a menos que otra persona use mi PC y los baje por mí, ¿duendecillos quizá?. Y ni me hablen de los passwords, creo que es algo que el universo mismo tiene en contra mía.

Y gracias a esa excelente memoria de pupú que tengo es que me pasa cada chasco. Los chascos mejores, o más vergonzosos y cómicos jeje, son los que me ocurren cuando me encuentro a alguien que tengo tiempo sin ver. Lo que hago siempre es increíble. Lo hago sin poderlo evitar. Llega esta persona por ejemplo, me saluda por mi nombre y apellido, e inmediatamente comienza a preguntarme por otras personas conocidas o incluso por miembros de mi familia. A todas estas yo con mi cara de sobrado nunca termino por aceptar que no recuerdo a esta persona ni de vaina. Mientras alargo la conversación tratando de indagar quién es, continúo hurgando en mi lodosa memoria, renuente a reconocer que mi software de búsqueda de información en mi cerebro no tiene nada que ver con Google. Y pueden pasar dos cosas. O termino averiguando quién es la persona por alguna pista que me haya dado, o esta persona se va y yo quedo por años con la incógnita de quién era.

Me pasó ayer. La persona no la terminé de recordar, pero este amable señor pretendía que recordara una conferencia a la que fuimos juntos hace ya veinte años. ¡Veinte años!. Ni de broma me iba a acordar, si soy de los que casi ni recuerda a los compañeros de clase. Afortunadamente creo que pudo leer mi cara que se esforzaba vanamente en recordarlo y me dijo cómo se llamaba.

Tengo que reconocerlo, son situaciones divertidas. Será que ya perdí el temor a hacer el ridículo hace tiempo.

9 comentarios:

Troka dijo...

Yo soy igualita, mala memoria pa'lante, supongo que a veces debo pasar por antipática o displicente por no recordar inmediatamente la cara o el nombre de alguien que veo por la calle...eso sí, ser desmemoriada me ayuda a olvidar rápido los momentos desagradables que se me hayan presentado, ergo, cero rencores enconados ni ronchas.
Buen post
Abur.-

Tesne dijo...

yo soy malo es con los nombres pocos comunes, pero supongo que es normal, ya que no son fáciles de recordar; lo que cuentas -eso del señor de la conferncia- se comprende,¿como recordar el nombre de alguien que viste solo una vez y hace veinte años? imposible.

Mónik dijo...

yo me olvido de muy ràpido de la gente si no estableci un vinculo especial....asi que si alguien me saluda, de inmediato le pregunto...¿te conozco de donde? y ya.....

maria caraota dijo...

te parecera chistoso pero yo le atribuyo mi muy malisima memoria a el cigarrillo, fume por 14 años y nunca pele un dia que no compraba una caja de belmont...

la maga dijo...

yo tengo malísima memoria, no sólo de nombres, sino incluso a veces no recuerdo libros y películas y me da rabia
con la gente definitivamente he optado por decirles la verdad: que tengo pésima memoria y por eso no los recuerdo, o que me acuerdo de ellos pero no recuerdo de dónde.
ser desmemoriada también me ha ayudado a ser más tolerante ¡cuando no se acuerdan de mí!!! Aunque a veces creo que no se acordarán y resulta que sí, que la gente se acuerda.

RomRod dijo...

troka, creo que pasamos por antipáticos cuando en realidad somos unos desmemoriados.
tesné, mi mala memoria a veces creo que es selectiva, mala por ejemplo con nombres y caras pero buena para acordarme de algún número o alguna ley física.
Mónik, eso me pasa a cada rato, ímaginate con clientes, qué papelón hago a cada rato.
María Caraota, buena esa de dejar el cigarrillo, yo nunca he fumado pero tengo entendido que es cierto que los efectos en las neuronas son letales.
Aprendiz de maga, exactamente lo que me pasa. Saludos a todos!

unocontodo dijo...

jeje... con los nombres no me pasa... y las caras las asocio con fechas y lugares... ahora, los únicos teléfonos que digo de memoria es el de mi casa (a veces me equivoco) y el de mi celular... será porque soy un palm-adicto?..

EBE dijo...

...me identifico totalmente con tu perfil desmemoriado...soy mononeuronal casi para todo lo que no sea trabajo...ahora me excuso con la frase: bueno, reconozco el "macro", pero el resto tengo que verlo en el miscroscopio...Cómo es que es tu nombre?? EBE

JOrge JOse dijo...

Consuelate, al menos solo no estas...

Yo soy médico así que es peor para mí. A veces recuerdo toda una serie de datos inútiles sobre un paciente excepto su nombre. JAMAS recuerdo un nombre, o un Nro telefónico y claro, me ha pasado miles de veces lo que describes.

Tal vez la presencia de demasiadas cosas adentro le impide a uno un contacto mas estrecho con la realidad, que entrevemos en la neblina de nuestras ensoñaciones...