martes, noviembre 14, 2006

Hormigas



El sitio donde vivo era hace muchos años parte de la sabana tropical del centro del valle aragüeño. Supongo que la vegetación debió haber sido bastante densa con pasto alto y árboles grandes como los samanes. Después vino la colonización y estas tierras se convirtieron en sitio ideal para la ganadería primero y la agricultura intensiva después. Mi urbanización fue construida hace unos veinte años en tierras que fueron parte de una hacienda ganadera. Mi casa está en los linderos de esas tierras y por el norte mi terreno limita con una hacienda donde se cultivan cambures. El ambiente sigue siendo algo rural aunque desde luego cada vez más amenazado por el crecimiento urbano.

Mi casa tiene un gran terreno en la parte trasera que usamos como jardín de árboles frutales. Allí vive Rocky, nuestro fiero perro guardián, que por cierto no tiene casi nada ni de fiero ni de guardián. Simplemente vive su vida de perro ladrándole a perros vecinos y saltando y corriendo felizmente de aquí para allá. Ese terreno es también un interesante sitio para observar la microfauna local.

Los reyes de esta microfauna por supuesto son los insectos. Primero los odiosos jejenes. Tengo entendido que los machos de estos minúsculos bichitos voladores se alimentan de la savia de las matas de cambur de la plantación vecina. Pero las hembras no les gusta mucho eso de savia de plátano. Prefieren la sangre de los mamíferos. Así que cuando la luz del sol es escasa, a la hora del amanecer o al atardecer, estas minúsculas hembras salen a picar a cuanto cristiano encuentren por allí. Eso hace que mi casa no sea un sitio muy agradable para hacer fiestas a menos que sea con los vecinos acostumbrados a las picaduras y a el uso del repelente. Uno aprende a vivir con los jejenes y aprende a evitarlos.

Pero dejando de lado los insectos voladores los que dominan de verdad el territorio es la infantería que conforman las hormigas. En Venezuela, y en muchos países tropicales, las hormigas son cosa seria. No es como las hormiguitas esas mansitas de las zonas templadas. No. Aqui se trata de verdaderas invasiones de hormigas. Algo así como aquella película famosa "Marabunta".

Hasta ahora he detectado unas cinco especies de hormigas en mi propiedad. Están las negritas que corren como locas por la cocina y les encanta todo lo que sea dulce. Las amarillitas pequeñas que comen lo que sea. Las amarillas grandes que también hacen caminos impresionantes recogiendo cuanta basura casera encuentran. Las rojas que pican y son bien agresivas, aqui las llaman "candelitas". Y por último mis preferidas, los famosos bachacos agricultores o cortadores de hojas.

Estas últimas hormigas, o bachacos rojos, aquí en el norte aragüeño pertenecen principalmente a una especie, Atta Sexdens. Viven en colonias gigantescas de millones de individuos y cada colonia contiene cuatro castas principales: los soldados, grandes y agresivos; las recolectoras, que van y devoran matas enteras llevándose las hojas en pedacitos; las jardineras que son pequeñitas y cuidan de los cultivos subterráneos de hongos con que se alimenta la colonia; y las especialistas del nido que procesan el material que le traen las recolectoras y hacen tareas de limpieza. Toda una organización que impresiona.

Estas hormigas son los únicos animales que cultivan para comer. Eso las hace especiales. Además las colonias llegan a tener tamaños inmensos. En mi patio creo que hay una colonia cuyo hormiguero, para que tengan una idea, es de aproximadamente 6 metros x 4 metros y debe tener al menos uno o dos de profundidad. El número de hormigas debe estar fácilmente cercano al millón de individuos, aunque ni de vaina pienso contarlas.

Claro, no todo es tan bonito. A estas Atta Sexdens hay que tratar de mantenerlas a raya todo el tiempo. Porque si no pueden derrumbar la casa. En eso estoy esta semana ya que he detectado al menos dos sitios dentro de la casa donde hay rastros de su actividad. Fuera de la casa ok, pero dentro ni una. Uno de los sitios más increíbles donde se metieron estas hormigas fue en el tanque subterráneo de agua potable. Eso me ha hecho que tenga que vaciarlo y corregir las grietas por donde se meten.

En eso estamos esta semana, pasando rabias con las super hormigas, destruyendo los hormigueros que están cerca de la casa y limpiando y sellando el tanque.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

La organización de las hormiguas sobre todo de la roja-rojita tiene niveles de ciencia ficción.
Cerca de mi casa hay una colonia. Como me gusta caminar me puse a ver a dónde conducía la fila india que siempre veo llevando una hojitas tres veces más grandes que ellas.
La colonia me condujo a la Av. principal y caminé unos tres kilómetros y no logré ver dónde terminaba dicha fila pues se introducía a un monte bastante espeso.
(No quise tomar el asunto como una premonición para lo que viene, por supuesto)
Saludos.

Pat dijo...

Pueden ser muy trabajadoras pero las condenadas destruyen lo que les estorba en su camino. No dejes que entren a la casa porque arruinan los muebles, la comida, las plantas y la ropa! Si entran en el closet seran tu peor pesadilla

Anónimo dijo...

Ay chico, de ese mal me quejo yo!! es un horror las hormigas, en mi casa no puedes dejar nada a su alcance, ya estamos traumados con las hormigas y hay docenas de baygon por todos lados para irlas exterminando, no se puede dejar nada nisiquiera en la mesa de la cocina, si se te meten en el closet pierdes la ropa, a mi me han dañado bastante ropa y se comen los zapatos, mosca con eso!

La rusa Joropera dijo...

Pues si, increíble lo devastadoras que pueden ser los bachacos, y siempre las recuerdo porque en mi casa también habían miles de ellas por todo el jardín, mi hermana y yo jugábamos a indagar en sus hogares, y aquí no las conocen nisiquiera eso es para increible de verdad.... puedo entender que cosas como alguna comida o palabras pero ese insecto que para es tan común me parece insólito que nunca aquí los hayan visto... en fin cosas de la naturaleza y los climas...

Omaira Moreno dijo...

Me he detenido a pensar por un momento...muchos las califican de estorbosas y dañinas, es lo que puedo apreciar...pero por algo están en la Naturaleza...quizás a sido alterado su hábitat..como ocurre con muchas otras especies...es bien sabido, como el equilibrio de los ecosistemas se encuentran afectados...en este caso ellas no molestan!!...diría el hombre a invadido su territorio...

Omaira Moreno dijo...

Me he detenido a pensar por un momento...muchos las califican de estorbosas y dañinas, es lo que puedo apreciar...pero por algo están en la Naturaleza...quizás a sido alterado su hábitat..como ocurre con muchas otras especies...es bien sabido, como el equilibrio de los ecosistemas se encuentran afectados...en este caso ellas no molestan!!...diría el hombre a invadido su territorio...

Omaira Moreno dijo...

Me he detenido a pensar por un momento...muchos las califican de estorbosas y dañinas, es lo que puedo apreciar...pero por algo están en la Naturaleza...quizás a sido alterado su hábitat..como ocurre con muchas otras especies...es bien sabido, como el equilibrio de los ecosistemas se encuentran afectados...en este caso ellas no molestan!!...diría el hombre a invadido su territorio...