sábado, enero 21, 2006

Limbo cibernético

En estos días de banca en línea lo peor que te puede pasar es que se te termine de desgastar la banda magnética de la tarjeta de débito. Me pasó hace unas semanas así que decidí por fin ir al banco a buscar una nueva. Como disfruto ver el papelito ese que le dan a uno que dice "Tienes 48 clientes que llegaron primero, así que ¡espérate!".

Después de esperar comodamente un par de horas a que me atendieran, una sonriente chica (mentira no sonreía ni un poquito), me preguntó si había traido mi chequera y cada una de mis libretas de ahorro. Por supuesto le dije que la chequera si por lo de no tener la tarjeta de débito, pero las libretas ni me acuerdo si las tengo o no, ¿que no estamos en la era de la electrónica?. Ni modo, el sistema no dejó que afiliara las cuentas de ahorro. Asi que al cabo de unos minutos tengo mi tarjeta de débito nueva, aunque sin las cuentas de ahorro. Mal menor, pienso.

Hoy me llamaron de CANTV, olvidé pagar el teléfono, cosa que hago normalmente por internet. Pues no hay manera que funcione el pago por internet. Veo mi número telefónico y todo pero nada que puedo pagar. La tarjeta de débito nueva haciendo de las suyas, parece que tengo que reafiliar mi número telefónico o algo así. Y si llamas al banco te atiende una amable computadora que te da tantas opciones que uno termina enredado. Esperaré al lunes a ver si hablo con una persona de carne y hueso al estilo de como se hacía en el siglo XX.

5 comentarios:

Martha Beatriz dijo...

Yo creo que el limbo es humano, lo cibernético funciona de maravilla hasta que interviene un ente de carbono. Eso si, que odioso eso de la grabación en el teléfono!!!
Usted es candidato al café el próximo fin de semana: llegaré, me iré y no saldré de la zona central del pais (ñaca-ñaca!)

KBULLA dijo...

Amigo ROMROD:

0 (500) 503-2424. Seleccionar la opción 5. Después la opción 1 y nuevamente la opción 1. Si los planetas están alineados en la conjunción correcta, le atenderá una persona. Y cuando digo una persona, me refiero a que una grabación le advierte que la conversación será grabada por razones de seguridad y calidad de servicio. Me imagino que es la forma que inventó el banco para garantizar que la totalidad del personal se comporte como gente, al menos cuando atienden el teléfono. Contrasta notablemente el trato amable y servicial de la conversación grabada, frente al trato personal y directo de (quizás el mismo funcionario) en el protegido anonimato de su cubículo (algo así como: apúrese, que tengo otros 15 quejosos esperando a ser atendidos). Paradójico ¿no?.

A la hora de obtener la nueva tarjeta, debió haber afiliado el servicio de pago CANTV. Si no lo hizo, me temo que va a tener que volver a visitar la chica PEPSODENT, ya que toda modificación o asociación a la tarjeta, debe ser realizada (en cuerpo presente y con partida de nacimiento con fecha de emisión como máximo de hace 6 meses) por la agencia. El banco argumenta que el teléfono se presta para el cyberdelito bancario. Y con todo y eso, ¡me sé cada historia!

Sé lo que siente, pues yo también hago todo tramite y pago por Internet, incluyendo transferencias a otras cuentas de terceros.

Saludos.

La Hija de Zeus dijo...

Mala cosa.. kbulla te dio el número de telf de un banco, pero no indicas cual es tu banco.
Normalmente el momento de hacer las afiliaciones es cuando te entregan tu nueva tarjeta.
Sin el número de las libreras no podrás hacer la afiliación por internet.
Estas medidas se toman para proteger al cliente del fraude bancario (lo malo es que son una piña)
Buena Suerte!!

RomRod dijo...

lo de las libretas a mi me pareció digno de un relato del mismísimo Kafka. Es algo asi como que yo tengo que demostrar que soy yo mismo aun cuando ya estaba allí en cuerpo y alma y con cédula y todo. Lo que el "sistema" debe hacer es verificar que yo soy yo y luego transferir todas mis afiliaciones antiguas a la tarjeta nueva. Y te juro que en ese momento yo era yo mismo.

Hasta cuando le dije a la tipa que mejor cerraba las dos cuentas de ahorro la mujer abrió sus ojos como un par de huevos fritos y me dijo que eso era imposible ya que para cerrar una cuenta hay que ir a la sucursal donde yo la abrí. Eso para mi no es más que un vulgar subterfugio para impedir que un cliente se les vaya, o lo que es peor para que un cliente sea satisfecho con un servicio de calidad.

Y si amigo Kbulla, ese es el mesmo banco, el mismo que aprendimos a usar en aquella oficinita en El Placer. Jeje hace mucho tiempo ya, como dice la canción...

NBV dijo...

RomRod: la gente piensa que la automatización aligera los trámites y en general simplifica las cosas. Mentira: dale un computador a un inepto y sólo vas a tener un inepto con computador, aparte que todos los trámites se van a complicar ad infinitum, eso en caso de que el sistema no esté caído, claro.