viernes, julio 22, 2005

Sigue la guerra



Hace unos años pasé por el edificio de las Naciones Unidas en Nueva York. Justo a la entrada está esta escultura de Karl Fredrik Reutersward donada por el gobierno de Luxemburgo. Hoy la recordé después de pensar un rato en todo este lío en Londres.

Si bien los londinenses yo los imagino unas personas rudas ya que sus ancestros han estado en guerras por todos lados en este planeta y resistieron el ataque nazi durante la segunda guerra, la cosa debe ponerles a pensar seriamente. Esto de montarse en el "tube" en estos días debe ser como jugar a la ruleta rusa, algo así. Porque según entiendo la amenaza de terrorismo sigue.

Creo que los llamados terroristas, o el bando pequeño en esta guerra asimétrica, lo que busca es torcer la opinión pública británica a ver si sacan al gobierno que tienen del poder y el nuevo sale corriendo de los países árabes al estilo de Zapatero. Pues me parece un grave pelón estratégico de estos señores fanatizados. Nada más lejos. Estos británicos son los mismos descendientes de caballeros cruzados y de imperialistas que llenaron de colonias el planeta entero. Son gente con muy alta auto estima y con mucha razón creen estar en lo correcto. Los amparan los grandes aportes que ciudadanos británicos le han hecho a la humanidad. Desde Shakespeare y Tomás Moro, hasta Newton y Stephen Hawkings. Estos isleños son gente organizada, inteligente, y su afición a trabajar duro y creer en la excelencia los ha hecho una potencia mundial capaz de enviar ejércitos al otro lado del planeta y aplastar a cualquier gobierno... claro, en guerras convencionales. Esto parece ser otra cosa, pero ya le encontrarán la vuelta.

Pero ¿cómo responderán los británicos de hoy día a esta afrenta en su suelo patrio? Ya el viejo Churchill no está y el inquilino del 10 de Downing Street no tiene esa estatura. Eso pudiera hacernos pensar que tienen un punto débil en su liderazgo actual. Pero no se crean, mi pronóstico es que seguirán en pie de guerra. Reforzarán su belicidad y en lo que se descuiden lanzarán sus legiones de heroicos soldados contra quienes se les atraviese. Sea que esas legiones sean policias de The City, investigadores de Scotland Yard o legionarios Gurkhas.

Así que lo que nos viene a países pequeñitos como nosotros es ser de espectadores en esto que ocurre en el mundo. Porque el mundo es allá, no acá como nos quiere hacer creer nuestro presi.

Y muchos soñadores como yo seguirmos al igual que Lennon creyendo que si podemos desarmarnos y tolerarnos.

5 comentarios:

Caribbean Girl dijo...

Amigo Rom, acerca de una cosita que dices muy acertada de:

"Porque el mundo es allá, no acá como nos quiere hacer creer nuestro presi"

Imagínate que hoy estaba hablando con mi motorizado y me contó que en el metro "Nuestro Metro" estaban revisando a las personas que tenian morrales o bolsos grandes, tu sabes: "Como los gringos nos quieren poner 5 bombas, desean matar a Chavez cada 3 minutos, Limpiar el rio Guaire, etc, etc "

De verdad que no sé si lo hace o por llamar la atención o porque de verdad que "El Presi" está más loco de lo que´pensamos...
Me da pena ajena este país algunas veces....

Hombre Lobo dijo...

Eso no es nada. Recuerdo que después del 11-S la gente de Aeroexpresos Ejecutivos comenzó a revisar todos los morrales de la gente que subía a los autobuses. Hay que ser ridículo, por favor...

Anónimo dijo...

El Gobierno de Luxemburgo SÍ que logró algo con esa escultura chimba: el revólver es un Colt Oython .357 con mira milimétrica y empuñadura de madera. Cuando colocaron la famosa escultura, las ventas de ese Colt se dispararon en USA, vendiendo en seis meses lo que no habían podido en tres años, y el artilugio duplicó su precio y hoy día es un "clásico". Yo diría que pusieron la paloma y la cagada. Otra cosa: los "heroicos" piratas ingleses solo levan anclas cuando queda algo de rapiña en el mundo. Superman, no existe.
Rolando.

RomRod dijo...

jeje... me parece una leyenda urbana eso que dices... pero bueno, lo cierto es que el revólver de la escultura, llamada No Violencia, no es un .357, es una réplica de un .45 de acuerdo a los entendidos. Sobre si Colt subió o no subió las ventas ese año, ni idea, y ni me importa, los gringos les encantan las armas y se la pasan en eso, el mensaje del escultor para mi es claro: no a la violencia, no a las armas. Y hay que tener sueños amigo Rolando, sin sueños, metas de esas consideradas imposibles, no avanzamos. Eso incluye creer en Superman. Conozco varios supermanes y supermujeres en persona.

JOSHUA dijo...

Esto, es muy interesante. Aquí nos preguntábamos cómo no iba a ganar Bush si en las escuelas hacían simulacros de ataque con bombas todas las semanas. Cómo no iba a ganar Bush si el propio departamento de Estado envió material, un documento especial llamado “La verdad de la contra información”, donde según sus afinados servicios secretos, ellos sabían todo de las bombas de destrucción masiva en Irak y lo que es peor estaban a punto de atrapar una red de terroristas muy importante que iba a hacer explotar en cualquier momento todos los suburbios neoyorkinos.

Esto, que no es ninguna joda, lo mandó el propio departamento de Estado. Chavez los imita, los imita de verdad, por la sencilla razón de que en un clima de desconfianza el gobierno es quien tiene la última palabra, y salvo en Venezuela y gracias quizá al propio carácter del presidente, en todas partes el pueblo se cierra en torno al presidente.

Las dos últimas veces que fuí a Venezuela, revisaban los bolsos y pasaban un extraño detector de metales antes de entrar en el autobus que te llevaría, por ejemplo Caracas Barquisimeto, para evitar robos o atracos en el bus...

La inseguridad ciudadana es una de las más eficaces medidas de control... Durante el paro en Venezuela, la crisis se centró en las ciudades, la verdad es que si cualquier país hubiese querido invadirnos se habrían metido hasta la casa, esos malditos traidores a al país no sé como se les ocurrió semejante burrada...

Pero bueno, da igual, lo que quiero decir es que yo anduve por todo el país echando vaina, estuve en parques naturales, en todos lados y no pasó nada, el único problema era, utilizar los propios vehículos, pero el transporte público funcionó. Y el país en el interior estaba tranquilo, feliz casi, diría. Pero los medios, los pseudo periodistas venezolanos, que yo los vi, y me van a disculpar, pero qué horror... Ellos todos ellos contribuyeron a que la gente que leía periódicos o televisión tuviese la sensación de que el mundo se iba a acabar.

Agregaré solamente un graffiti que vi en Puerto La Cruz, echando gasolina, sin colas, antes de ir a Mochima, “Yo no veo televisión”, decía el parabrisas posterior de un carro...